22/11/20

CHURROS SIN VIOLENCIA

Mientras los gringos rechazan la locura populista y una demencial guerra contra las drogas, aquí esperamos superar los 40,000 homicidios este año y nos aferramos a ideas fallidas.


Texto por: Juan Pablo Delgado Cantú

¡El Imperio Yankee renace! ¡Sacude su estupor populista para volver al camino de la decencia y la normalidad!

Obviamente exagero. Donald Trump perdió por 5 millones de votos, pero aún así 72 millones de gringos pensaron adecuado que este hombre despreciable, repugnante y destructivamente inútil gobernara por otros cuatro años. Por fortuna, 77 millones votaron por Biden y la cosa salió medio bien. ¡Pero ojo! Los cantos de sirena populistas y etno-nacionalistas no han desaparecido… digamos que sólo tomaron un descanso.

Dicho lo anterior, propongo dar vuelta a la página de la elección. Para cuando lean esto, ya nada será novedoso o interesante. Así que...  ¡A otra cosa mariposa!

Pasemos mejor a un tema poco explorado del 03 de noviembre: ¡A los gringos les encanta la mota! ¡Y qué bueno! Yo siempre he creído que el consumo de sustancias estupefacientes -en dosis responsables y sin dañar a terceros- es una actividad recreativa tan aceptable como cualquier otra; y que el consumo de drogas debe siempre ser tratado como un problema de salud pública y no como parte del sistema criminal.

De ahí mi agradable sorpresa al conocer que más allá de la derrota de Trump, otros cinco estados de la Unión Americana (Nueva Jersey, Arizona, Mississippi, Dakota del Sur y Montana) votaron por legalizar la cannabis medicinal o recreativa. También en Oregón (donde ya era legal la mota) la banda aprobó despenalizar el consumo de TODAS las drogas –la venta sigue siendo ilegal– y aprobó la psilocibina (sustancia activa en los hongos alucinógenos) para tratar problemas mentales. Así, la posesión de cualquier droga en Oregón será tratada como una falta civil y los adictos recibirán ayuda. ¡Viva el Imperio!


¿Por qué es importante esto? Porque con estos 5 estados en las filas de la despenalización, solamente quedarían 6 de los 50 estados en EUA donde la marihuana es totalmente ilegal. ¡6 de 50! O sea, que sólo el 12% de los estados gringos siguen penalizando el consumo de esta planta. O dicho de otra manera, la mota ya está despenalizada en el 88% del territorio yanqui; y el consumo recreativo en el 32% del territorio, incluyendo California, la entidad más poblada.

Todo esto viene al caso, porque en México tuvimos 34,582 asesinatos en 2019 –la cifra anual más alta en 20 años de registros oficiales–; y todo parece indicar que en este 2020 vamos a romper ese récord, demostrando que los hampones no se espantan con un virus.

Me queda claro que no todas estas muertes son atribuibles al narcotráfico, pero podemos aceptar que un alto número sí lo están; y esto sin contar las extorsiones, desapariciones y otras violaciones de derechos humanos que cometen las bandas dedicadas a transportar y vender droga.

Mientras esto sucede, MORENA volvió a presentar (ooootra vez) una iniciativa en el Congreso para crear su Instituto Mexicano de Cannabis, un órgano gubernamental encargado de la distribución y venta de la marihuana. Ahí les encargo qué tan efectivo resultará este plan…

Por si fuera poco, un reporte de la Comisión Global de Política de Drogas del 2019 indica que México es el noveno país con el mayor número de personas encarceladas a nivel mundial (204,000 presos). Y aunque no hay cifras recientes, sabemos que miles de ellos se encuentran presos por posesión o consumo de drogas; un crimen que en el 88% de EUA hoy ya se encuentra en el basurero de la historia.

Así que mientras los gringos rechazan la locura populista y una demencial guerra contra las drogas, aquí esperamos superar los 40,000 homicidios este año y nos aferramos a ideas fallidas.

¿Qué nos diría un ciudadano de Oregon? Yo les digo: “¡Qué mal viaje, carnal!”


No hay comentarios.:

Publicar un comentario