31/1/13

La ética del planeta y el espíritu del ecologista

Los ambientalistas dicen estar salvando al planeta, cuando la realidad es que sólo pretenden salvar a la especia humana. Porque el planeta se encuentra bien y puede sobrevivir por muchos millones de años más: ¡somos nosotros los que estamos en peligro!


Texto por: Daniel Morales

Una frase tan ubicua que ha llegado a convertirse en cliché es una que los ambientalistas frenéticamente aúllan: "¡es necesario salvar al planeta!"

Cada vez que escucho esta frase debo reprimir mis ganas de indicar el poco sentido que tiene, so pena de desperdiciar un par de horas alegando con torpes ecologistas. No soy el primero en sugerir que expresiones como éstas son absurdas. En su momento, el comediante George Carlin astutamente explicó que el planeta no necesita ser "salvado": el planeta lleva existiendo miles de millones de años, y existirá mucho tiempo después de que nosotros hayamos desaparecido. 

El filósofo Slavoj Zizek, por su parte, frecuentemente argumenta que el “balance de la naturaleza” (otro cliché tan utilizado por la fauna de ambientalistas que pareciera que es ilegal no incluirlo en una plática sobre el tema) en realidad no existe, y propone que la historia natural se compone de "una serie de catástrofes", y nada más. 

¿A qué se refiere Zizek con esto? ¿Qué las catástrofes no son eventos en extremo raros? Y, más importante aún, ¿qué no estos eventos son negativos para el planeta? ¿No debemos hacer todo lo posible por evitar un evento catastrófico por el bien de nuestro planeta?

Las respuestas a estas preguntas no son tan intuitivas. La principal falacia operando aquí es hablar del planeta como si tuviera deseos y planes. El planeta no tiene nada de eso. Según lo que indica la ciencia, sólo ciertos organismos con sistemas nerviosos son capaces de tener deseos y planes. 

De hecho, al planeta no le podría importar en absoluto si desaparecen todos los osos panda, los koalas y los orangutanes de su faz. Mucho menos le podría importar si desaparecen los humanos. El planeta no tiene la capacidad de desear nada, absolutamente nada.

Pero he aquí un punto clave: a nosotros, los humanos, sí nos importaría si desaparecen esas peludas criaturas, ¡y más nos importaría si desaparecen los humanos!, al menos a la gran mayoría de las personas con cierta cordura.

Lo que me siento tentado a proponer a los ambientalistas que utilizan el tipo de discurso mencionado previamente, es que cualquier acción o argumento "para salvar a la Tierra" es, en su más pura forma, una acción o argumento egoísta. Ser un activista que lucha "a favor del planeta" no es más que luchar por mantener un orden ecológico que beneficia principalmente a los humanos. Como bien dijo Carlin, ¡el planeta no necesita sus esfuerzos! La tierra no se va a ir a ningún lado.

Si ya estamos en esto, también es relevante notar que no tiene ninguna lógica hablar de estados que son por sí mismos "buenos" o "malos" para el planeta. ¡No hay nada bueno o malo para el planeta! Un trozo de roca, metal y gas que flota en el espacio no cae en la categoría de objetos para los cuales pueden existir estados "buenos" o "malos". Si en el planeta ocurriera un evento apocalíptico que lo dejara totalmente despoblado de vida, eso no sería "malo" para el planeta. Sería malo exclusivamente para las criaturas que habitaban en él y que habrán muerto.


Pongamos como ejemplo al mono araña: si la selva de un mono araña es destruida y el mono muere de hambre, esto no sería “malo” para el planeta. Es malo para el mono araña, quien es un agente con intenciones. También sería “malo” para los humanos, no sólo porque gozan de la capacidad cognitiva de sentir tristeza por el destino del primate, sino también porque el humano necesita de grandes zonas selváticas en el planeta para sobrevivir. Y no se trata solamente del oxígeno producido en la flora de la selva, también existe una compleja red de alimentación que puede, en teoría, producir resultados enormemente destructivos si es alterada de manera drástica. Destructivos, reitero, no para el planeta, sino para el ser humano y el resto de los seres vivos.

Muchos cuestionarán, ¿y qué importa que se hable de cuáles cosas son buenas o malas para el planeta? ¿Qué lo importante no es hacer esfuerzos para mantener vivos a los sistemas biológicos en la tierra?

¡Claro! Yo también deseo que esos esfuerzos se lleven a cabo. Personalmente me parece que las especies deben ser protegidas en la medida de lo posible para no causar grandes desastres que afecten nuestra comodidad, por sus posibles usos prácticos para mejorar nuestras vidas, o simplemente por fines estéticos. 

Pero hacer la aseveración de que esto sería “bueno” para la Tierra es faltarle el respeto al planeta. Es engrandecer la importancia de nuestra presencia, o al menos la presencia de aquellas especies que están vivas el día de hoy. Me parece un acto de suprema soberbia creer que este simio inteligente y todas demás criaturas que viven actualmente son lo más interesante que puede ocurrir en el planeta. 

Podemos recordar una vez más el ingenio de George Carlin, quien nos invitó a imaginar un caso hipotético donde el planeta sí es consciente, y que la razón por la cual nos ha permitido existir hasta ahora es porque deseaba tener plástico. Quizá la Tierra simplemente quería tener grandes cantidades de este polímero, que no existía antes de nuestra llegada, y ahora que ha conseguido su plástico, puede prescindir de nosotros y mandarnos al carajo con algún virus. 

Aunque Carlin no va tan lejos con su idea, yo puedo imaginarme lo que pasaría si el humano fuera a desaparecer junto con la mayoría de las especies vivas hoy, dejando un mundo repleto de plástico. Carlin probablemente lo sabía también: es posible que eventualmente, quizá después de muchos miles de años, la vida se adaptaría al plástico. Posiblemente surgirían especies que vivirían en armonía con el plástico y quizás lo comerían o utilizarían como protección, ¿por qué razón sería esto imposible? Y después… ¡Quién sabe! 

Lo espectacular del proceso de evolución es que sus resultados no pueden ser previstos a priori. ¿Quién se hubiera imaginado que la catástrofe causada por el impacto de un enorme asteroide, el cual bloqueó la luz y el calor del sol por años y causó la devastación de aquella gran familia de organismos (en ese entonces lo más "interesante" que había ocurrido en la Tierra) hace 65 millones de años, resultaría en el surgimiento de un ambiente perfecto para los mamíferos ancestrales, quienes, sin la amenaza de grandes reptiles predadores, tomaron con éxito la batuta de la dominación planetaria y eventualmente se transformaron en nosotros? La respuesta: ¡Absolutamente nadie se lo hubiera imaginado!

De igual forma, si los ambientalistas no estuvieran preocupados solamente con el destino del Homo sapiens y el resto de las especies que conocemos y amamos, entonces dejarían que las catástrofes continuaran. Después de todo, un dato poco reconocido es que en un escenario donde toda la vida de la Tierra se extinga por completo es en extremo improbable. Simplemente es difícil imaginar cómo podría llegar a ocurrir, siendo la vida tan robusta. Y mientras haya algún organismo replicándose y tiempo, (que en este universo sobra), la evolución continuará por sendas inimaginables. Uno nunca sabe, pero quizá la parte realmente interesante de la historia planetaria vendrá en un futuro lejano, milenios después de que nosotros los humanos nos hayamos extinguido y quitado del camino. 

Tristemente, si es así, no estaremos nosotros aquí para saberlo. Pero al menos podemos vivir con la certeza de que si desaparecemos, la historia del planeta continuará por millones de años. Y a pesar de nuestras acciones (¿o gracias a ellas?), los organismos del futuro podrán tener su momento en este mundo, y podrán disfrutar a su manera de la enorme cantidad de plástico no biodegradable que dejaremos como legado en este planeta.

26/1/13

La insoportable espiritualidad del ser – Parte II: La Era de Acuario

Blandiendo con honra su bandera del New Age, este hijo de Gaia no le teme a la crítica, pues se considera iluminado por fuerzas cósmicas. Es un individuo que se siente atraído a la palabra “energía” como la hipnotizada polilla que revolotea en torno a la luz eléctrica.



Texto por: Juan Pablo Delgado Cantú

“Mantener una mente abierta es una virtud, pero no tan abierta que se caiga tu cerebro.”
- Jim Oberg

Podría considerarse increíble, pero la diferencia genética que separa a un Homo sapiens de un simple Pongo pygmaeus es solamente de un 3.1 por ciento. Por más insignificante que parezca, esta mínima variación en el ADN es la responsable de dotar a la especie humana, -y no a los orangutanes- con la habilidad única para razonar. 

De hecho, de no ser por nuestra inteligencia, el ser humano no sería tan distinto a cualquier otro primate. Es precisamente a raíz de la capacidad para aprender y reflexionar que nuestra civilización logró alcanzar los más asombrosos avances en cuestiones tecnológicas, humanísticas y sociales; incluso se podría asegurar que es la única razón por la que existe una civilización. 

Reflexionando sobre nuestro invaluable acervo cultural y científico, parecería insólito que en la actualidad existiese un ser racional que pudiera dudar del positivo legado de las Ciencias. Solamente un individuo con una afinidad intelectual cercana a la de un Pongo pygmaeus sería capaz de menospreciar nuestro patrimonio científico. 

Pero con el reciente surgimiento de las ideologías New Age, es posible confirmar la existencia de este tipo de personas. Los representantes de este Nuevo Renacer de la consciencia no sólo rechazan nuestro avance científico, sino que intentan imponer como verdadero su propio paradigma ideológico, forjado en las mismísimas cañerías de la imaginación humana. 

Esta nueva cosmovisión de la Era de Acuario, similar a una rabiosa Hidra de mil cabezas, se presenta amenazante al progreso científico colectivo; pues más allá de rayar en la absoluta incongruencia, pone en evidencia que, en efecto, existen todavía personas entre nosotros que mantienen un parentesco más cercano con el orangután más pedestre.

Un discípulo de Acuario es un sujeto que se proclama emisario de la Luz y representante de la Nueva Era. Su filosofía es imposible de puntualizar o resumir, pues realmente no es un método de pensamiento coherente, sino más bien una amplia colección de ideas arbitrarias. 

Blandiendo con honra su bandera del New Age, este hijo de Gaia no le teme a la crítica, pues se considera iluminado por fuerzas cósmicas. Es un individuo que se siente atraído a la palabra “energía” como la hipnotizada polilla que revolotea en torno a la luz eléctrica. Su lenguaje críptico se encuentra plagado de términos como “mística”, “vibras cuánticas” y “magnetismo planetario”.

Similar al creyente de cafetería –un personaje analizado en el texto anterior- este vagabundo espiritual decidió rechazar las rígidas cadenas de la teología oficial. Pero en lugar de encontrar la libertad de pensamiento, fue cayendo en espiral por el abismo de la mística y terminó siendo presa de gurús charlatanes y bufones espiritistas.

Para el seguidor del New Age, realmente no existe ideología alguna que deba ser rechazada. Si sospecha que su cristal de cuarzo no le brinda suficiente vibra positiva, sin dudarlo da un salto a los amuletos orientales. Cuando estos dejan de canalizar suficiente energía de Saturno, entonces opta por alinear sus chacras con un gurú; y cuando sus chacras se encuentran congestionadas, entonces es momento de ir por una limpieza de colon para eliminar todas las toxinas.


El típico entusiasta del Zodiaco se presenta como un religioso de cafetería narcotizado con crack. Pues mientras el religioso de cafetería se enfoca en seleccionar lo que le apetece dentro de su propia fe, el embajador de Capricornio elige lo que le gusta entre cientos de corrientes ideológicas. El arco que engloba su cosmovisión abarca desde la mitología maya hasta la herbolaria vietnamita; desde el vuduismo haitiano hasta el misticismo polinesio. 

Sin mencionar las obvias discrepancias ideológicas, el período de vida en el que ambos grupos adquieren sus creencias es la principal diferencia entre un fanático del New Age y un religioso tradicional. 

Una persona religiosa preferiblemente recibirá sus dogmas durante la niñez; lo cual es entendible, pues durante nuestro infantilismo mental es cuando tendemos a ser más susceptibles a toda clase ideas. En el extremo opuesto, un hijo de Gaia generalmente comenzará su adquisición de ideas durante su etapa adulta, lo cual es sorprendente; pues sin duda es difícil imaginar a una persona madura, poseedora del pleno uso de razón intelectual, de pronto decidiendo creer en hadas consejeras, ángeles protectores y el poder de los alineamientos cósmicos.

Algunos críticos podrán señalar que los seguidores del New Age son solamente trotamundos en un confuso mundo de ideologías antagonistas, viajeros espirituales que buscan las respuestas a las mismas preguntas que a todos nos conciernen; podrían argumentar que la disonante cosmovisión que los caracteriza es sólo un síntoma de ese intenso proceso de búsqueda. Sin duda un argumento rescatable, aunque con poca validez…

Es importante reconocer que para estudiar y comprender a la naturaleza y al Cosmos, la humanidad ya cuenta con un procedimiento que ha demostrado innumerables veces su eficacia: el método científico. Con este proceso de conocimiento, todo ser racional advertirá que los chacras, las piedras energéticas y las vibras galácticas no aportan nada valioso al acervo científico que requerimos para avanzar como especie. 

Pues no hay duda que el Universo que habitamos es un lugar extraordinario que no requiere de un plano espiritual o metafísico para lograr asombrarnos; y que la realidad del Cosmos es mágica por sí misma y puede prescindir de toda explicación mística para fascinarnos. 

Algo que también debe de reconocerse y admirarse es la incesante búsqueda del humano para encontrar las respuestas a sus preguntas más profundas. Pero en nuestro eterno viaje filosófico, les aseguro que ni Deepak Chopra, ni Rhonda Byrne, ni ninguno de los otro tantos gurús charlatanes nos podrán acercar más a la verdad que buscamos.

23/1/13

La insoportable espiritualidad del ser – Parte I: Religión de cafetería


Las razones que existen para creer en dios son tan numerosas como el número de dioses que la humanidad ha inventado durante milenios. Para la mayoría de las personas, creer en dios es algo natural; su educación recibida a temprana edad, por medio de los padres o de alguna institución educativa, los acostumbró a tener arraigado en su pensamiento la existencia de ese Gran Hermano que los cuida y los vigila desde el cielo.

Se podría argumentar que una de las principales razones para creen en dios -y formar parte de una religión organizada- es el sentimiento de poseer la verdad absoluta sobre cuestiones humanas y morales. 

Cada una de las religiones del mundo ostenta por lo menos un libro que, -argumentan sus seguidores- fue dictado directamente por dios o escrito por inspiración divina. Cada una de las religiones cree también fervorosamente que su libro es el único verdadero y con validez universal; un pequeño detalle que ha costado a la humanidad incontables guerras y muertes a lo largo de la Historia. 

Con esta premisa en mente, una persona sin afiliación religiosa podría creer que ridiculizar a un creyente es relativamente sencillo: bastaría con tomar uno de esos textos de supuesta inspiración divina, encontrar rápidamente una de las miles de contradicciones e incoherencias que ahí se incluyen y proceder a crear una crítica ácida a partir de ella.

Sin embargo, cuanto más se aplica esta estrategia con algún antagonista religioso, más se observa que  presenta serias dificultades para tener el éxito deseado. Este recurrente fracaso se debe en gran parte a un fenómeno que ha permeado a las religiones contemporáneas: el creyente de cafetería.

El creyente de cafetería se define principalmente por la completa desfachatez hacia el concepto de la revelación divina. Para estas personas, todas las reglas de su religión son negociables y todas las leyes divinas son flexibles. Aun cuando se considera un sólido creyente en dios y en su divinidad absoluta, considera que quizá no todo lo que ese dios haya dicho debe tomarse con tanta seriedad.


Como su nombre lo indica, este tipo de devoto pretende que su religión es igual a elegir del menú en un restaurante o escoger entre los ingredientes de una barra de ensaladas. 

En el caso del cristianismo de cafetería, quizá el día de hoy un fiel devoto no tenga el apetito para los genocidios del Deuteronomio que fueron comandados por dios, pero sí tendrá un gran antojo por las fábulas de su hijo Jesús curando a los ciegos. Quizá el mensaje de su Mesías sobre dar toda posesión material a los pobres lo considere exagerado y eso de poner la otra mejilla, una linda tontería.

Un cristiano de cafetería protesta enfáticamente cuando el Estado le otorga ciertos derechos básicos a la comunidad homosexual, pero olvida la enseñanza central de su religión, aquella de amar al próximo como a uno mismo. Es un individuo que denuncia cuando el Estado concede derechos básicos a la mujer para decidir sobre su cuerpo, pero se encuentra a favor de la pena de muerte contra ciertos criminales. Los ejemplos son interminables…

El creyente de cafetería no quiere entender que su religión es una ideología sólida y cerrada; que si decide creer que su libro sagrado es realmente revelación divina, entonces no existe lugar para la negociación; es decidir entre todo o nada.

Pero como buen individuo pragmático, el creyente de cafetería prefiere considerar a su religión como algo ventajoso y placentero. Intentando burlar a su dios, se encomienda a sí mismo la decisión de decidir qué secciones de su fe le gustan y cuáles son mejor descartar.

A partir de esto surgen preguntas obligatorias. Si el creyente de cafetería muestra una desconsideración total por los dogmas de su religión, ¿cuál es entonces el objetivo de pertenecer a una religión organizada? ¿Por qué gastar su tiempo y dinero en una institución que no se acomoda a sus necesidades espirituales? Pero aún más importante, si el creyente de cafetería cree que todo negociable ¿por qué deciden mantener esa terrible angustia ante el pecado y el castigo eterno?; muy fácilmente podrían mandar estas creencias por el ducto de la basura por donde se fueron otras tantas. Un embrollo de lo más confuso…

El aspecto positivo del creyente de cafetería es que sin saberlo, logró robar a los altos sacerdotes el control total de la fe y el monopolio de la religión. Al tropicalizar la religión a su antojo, ha logrado corroer permanentemente la antes incuestionable autoridad que la Iglesia mantenía sobre la sociedad.

No obstante, aunque no existe duda de que un creyente de cafetería será siempre preferido sobre un creyente fundamentalista, este fenómeno ha dado paso a la gestación de un individuo todavía más incoherente, el cuál será analizado en la siguiente entrada.

Texto por Juan Pablo Delgado

21/1/13

El pequeño cabaret de los héroes chatarra

La sociedad debe de estar consciente que la mayoría de las personas que los cautivan son fabricados por una industria con fines de lucro y detrás de ellos existen inmensas campañas de marketing que pulen y manipulan su imagen.


Texto por: Juan Pablo Delgado Cantú

Es inevitable sentir una perversa satisfacción cuando un líder querido y admirado por la sociedad de pronto cae de su pedestal y se hunde en la desgracia. No sé exactamente el origen de este placer, pero imagino que responde al encanto de observar cómo los seguidores de dicho líder, incrédulos y mortificados, se desgarran las vestiduras y se cuestionan cómo pudieron ser engañados por un charlatán y un fraude.

La frecuencia de este hecho no debe de llegar como sorpresa. En nuestra cultura de consumismo voraz, todo se ha transformado en un commodity o en una mercancía con potencial de lucro; incluso las personas ahora se nos venden prefabricadas y empaquetadas en la forma de ídolos y héroes para nuestro consumo masivo. 

Esta creciente industria de ídolos es la encargada de indicarnos incesantemente a quién debemos de admirar, de seguir, de apreciar, de imitar o de rendir pleitesía; el motor de esta industria es el culto a la personalidad, y como en un espectáculo de cabaret, la materia prima es la frivolidad y la superficialidad de una imagen. Muy similar al resto de los productos que consumimos, la gran mayoría de estos ídolos son mercancía chatarra; héroes desechables o de rápida caducidad. 

Para la sociedad contemporánea, poco o nada importan los logros de vida o el talento de una persona; los ídolos incluso son creados dentro de un reality show para luego desaparecer igual o más rápido. Estos bajos estándares son los responsables de darnos como modelos de vida a un montón de bichos raros con personalidades mediocres y no extraña que en la lista de ídolos más populares se encuentren los jugadores de futbol, las actrices de telenovelas y los cantantes de reggaeton. 

Con el reciente escándalo de Lance Armstrong, la cuestión de los héroes chatarra vuelve a cobrar relevancia, porque aun cuando a la mayoría de las personas el tema del ciclismo los tenga sin cuidado, la infatigable industria de ídolos se esmeró por crear un perfil sobrehumano en torno a Lance. Con el paso del tiempo, Armstrong dejó de ser solamente un buen ciclista para convertirse en un ejemplo vivo de perseverancia, de superación y de tenacidad.

Al final, Lance resultó ser un embustero y un fraude, aunque realmente poco importa esto. En el peor de los casos, Armstrong dejará algunos corazones rotos y otras tantas ilusiones destrozadas; y acostumbrados a consumir compulsivamente, una vez que nuestro héroe pasa de moda o se termina su vida útil, se desecha y se busca uno nuevo. 


El verdadero problema surge cuando la sana admiración se transforma en reverencia y adoración, pues esto suele generar una ceguera colectiva hacia los errores del líder en cuestión. Incluso en el caso de Armstrong ya se comenzaban a mostrar matices de esto, pues tras fuertes rumores de que Lance consumía drogas para incrementar su rendimiento físico, millones de personas se mantuvieron incapaces de aceptar este hecho y creyeron fielmente en la versión del ciclista acusado.

Esta situación puede llegar a extremos mucho más graves, y no extraña que en la religión organizada se den los peores casos. En este territorio, el ejemplo paradigmático del héroe chatarra fue Marcial Maciel, el Gran Líder de la secta religiosa conocida como los Legionarios de Cristo. 

Durante el apogeo de su popularidad, amplios sectores sociales se encontraban completamente fascinados con este hombre, hasta el punto que los integrantes de su secta pretendían declararlo santo de la Iglesia. Pero a diferencia de otros ídolos chatarra que son inofensivos, Maciel mantenía una doble vida como pederasta y pedófilo, abusando sexualmente a cientos de infantes durante su vida como sacerdote. 

Cuando por fin se presentó numerosa evidencia de sus crímenes, la sociedad se mostró incrédula, calificó a los delatores de instigadores injuriosos y toda acción para detener a este monstruo fue paralizada. Incluso su caída de gracia post mortem fue incapaz de ser celebrada alegremente por el inmenso horror que dejó Maciel.

Con los ejemplos citados no pretendo insinuar que sea necesario prescindir de toda admiración y respeto hacia nuestros ídolos y líderes; acepto que esto natural e incluso positivo en algunos casos.

Pero la sociedad debe de estar consciente que la mayoría de las personas que los cautivan son fabricados por una industria con fines de lucro y detrás de ellos existen inmensas campañas de marketing que pulen y manipulan su imagen. Cabe decir que a diferencia de estos productos de la mercadotecnia, los verdaderos héroes –los académicos, científicos o filántropos- raras veces son reconocidos y admirados por la sociedad.

Al final, cada quien es responsable de elegir a sus propios héroes de vida. En la mayoría de los casos, las consecuencias de seguir a un charlatán o a un bribón son poco graves.  Sin embargo, es necesario mantener siempre un sano escepticismo ante todos ellos, pues sólo evitando caer en un ofuscado culto a la personalidad se podrá prevenir el surgimiento de otra bestia como Maciel.

17/1/13

LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE VIRGINIA

La idea de la virginidad es un concepto masculino; pues esta noción responde al intento por controlar el cuerpo, la vida y el placer de las mujeres.


Texto por: Juan Pablo Delgado Cantú

Uno de los principales síntomas de la severa esquizofrenia social que sufrimos es nuestra compulsiva obsesión por el sexo, aunado a nuestra obsesión incesante por la virginidad. 

En su libro “The Purity Myth”, Jessica Valenti argumenta que “es complicado saber cuándo las personas comenzaron a preocuparse por la virginidad, pero lo que sí se conoce es que fueron los hombres, o las instituciones dirigidas por hombres, los que siempre han definido y asignado valor a la virginidad”.

No es de sorprender que la idea de la virginidad sea una concepto masculino, pues esta noción responde al intento por controlar el cuerpo, la vida y el placer de las mujeres. Muy rara vez se observa a grupos feministas abogando por un mayor control de su sexualidad y la curiosa tradición de asesinar a las mujeres “deshonradas” siempre ha sido exclusivamente masculina. 

Desde tiempos inmemoriales, la idea de la virginidad ha sido sustentada por una profunda inseguridad. El origen de esta inseguridad se encuentra en la imposibilidad del hombre de saber si sus hijos realmente le pertenecen. Una mujer sabe perfectamente con cuántos y cuáles hombres ha tenido sexo y el óvulo fertilizado siempre será suyo; pero el varón no puede estar seguro de que el infante en el vientre de su mujer comparte sus genes. Claro que ahora existen pruebas de ADN para conocer esto, pero en sociedades menos avanzadas, la única forma de “asegurarse” que los hijos fueran propios –y que la herencia de títulos, dinero y propiedad no terminaría en manos de unos bastardos- era eligiendo a una mujer virgen como esposa y manteniéndola después en perpetua reclusión doméstica.

Esta interesante idea rápidamente se infiltró en el reino de lo metafísico y lo sagrado. Las religiones organizadas –siempre dirigidas por hombres- no tardaron en unirse al frenesí de la virginidad y volverla un dogma de fe.

No es extraño que la figura femenina a quien la Iglesia Católica impuso como ejemplo a seguir haya sido María. ¿Y saben cuál fue el mayor logro de María? ¡nunca haber tenido sexo! Porque uno jamás habla de “María la Sabia” o “María la Magnánima”, ¡faltaba más! Hay que recordarla como la “Virgen María”, pues poco importa qué otras cosas haya hecho esa mujer en su vida, con tal de que nunca haya tenido sexo. 

La glorificación a la virginidad no es exclusiva del cristianismo. En el caso del Islam, la tentadora recompensa celestial para los mártires es poseer 72 vírgenes en el paraíso. Aunque algunos consideran este hadith como apócrifo, sigue siendo una excelente estrategia de marketing para inducir a jóvenes reprimidos a la idea del terrorismo suicida.


Con el paso del tiempo, nuestra obsesión por la virginidad comenzó a filtrarse en la vida cotidiana hasta el punto de llegar a representar el valor principal y último de las mujeres. En ciertos grupos sociales, la virginidad se mantiene como la única evidencia necesaria para calcular la moralidad de una mujer. Bajo esta mentalidad, poco interesa que una mujer sea estúpida, insulsa o maliciosa, pues mientras jamás haya ejercido su sexualidad, la sociedad la seguirá considerando como un persona moral y siempre merecedora de aprecio. 

Las consecuencias de esta mentalidad sobrepasan la obvia represión de la naturaleza sexual femenina. Pues al crear un vínculo directo entre la sexualidad y la moralidad, la sociedad pierde toda perspectiva real de la ética. Cuando la supuesta pureza inherente que conlleva la falta de sexo se transforma en la principal brújula moral de una cultura, se vuelve imposible construir una base sólida de comportamiento cívico.

No obstante la complejidad del tema, la medicina para la esquizofrenia que sufrimos es una fuerte dosis de racionalidad y libertad. Si en el predominante sistema cultural machista, los hombres son celebrados por sus proezas sexuales, las mujeres deberán de responder con la misma moneda. Pero tendrán que ser más astutas y nunca imitar comportamientos primitivos. 

Para que esto funcione, primeramente será necesario aceptar que la actitud masculina de glorificar el número de relaciones sexuales que ha tenido es estúpida y todos aquellos que la cultivan son unos brutos; si una mujer quiere seguir este camino, que lo haga bajo su propio riesgo. Habiendo entendido esto, será necesario comprender que la virginidad es voluntaria: quien quiera permanecer virgen hasta el matrimonio, que lo haga; quien no lo quiera así, lo mismo.

Pero el elemento fundamental es entender que la emancipación sexual de la mujer sólo podrá llegar con su emancipación económica, pues sólo con la libertad económica se obtiene la libertad de acción; y toda mujer con libertad de acción verá lo estéril que es usar la virginidad como elemento opresor.

Quizá entonces, con ese poder que emana de la libertad, se podrá iniciar un justo debate sobre el significado de la sexualidad.

15/1/13

En busca del honor perdido de Eva: una revisión crítica del Génesis


Con su fatídica búsqueda por la Verdad, su rebeldía ante la autoridad y su negación a permanecer en perpetua ignorancia, la memoria de Eva podrá colocarse en un privilegiado lugar entre Sócrates y Prometeo.


Texto por: Juan Pablo Delgado Cantú

«Al principio, Dios creó el cielo y la tierra. La tierra era algo informe y vacío, las tinieblas cubrían el abismo, y el soplo de Dios se cernía sobre las aguas. Entonces Dios dijo: «Que exista la luz». Y la luz existió.» (Génesis 1:1 – 1:3)

Con estas palabras se inicia el libro de mitología más vendido en el mundo. Pero a pesar de la tentación por satirizar a la Biblia, es menester comprender que todas las sociedades primitivas tuvieron su acervo de mitos y leyendas para explicar el origen del Universo, de la vida en la Tierra y del orden social. Desde una perspectiva contemporánea, todas estas historias son igualmente ridículas.

De hecho, el Génesis judeo-cristiano no hace más que presentar la cosmovisión de un grupo de pastores confundidos que intentaban comprender su lugar en el mundo. Y aunque estuvieron en boga durante siglos (so pena de acabar en las mazmorras de la Inquisición), actualmente son pocos quienes ven con seriedad las fábulas que se incluyen en el Antiguo Testamento.

No obstante su aparente inocuidad, el Génesis no es un texto benévolo. Si los mitos sirvieron durante siglos para establecer el orden y las jerarquías en la sociedad, es entonces esta fábula la responsable de colocar a la mujer en su inferioridad perpetua ante el hombre.

Sumado a esto, no hay duda de que Eva es uno de los personajes más incomprendidos y repudiados en la literatura. Por esta razón, es necesario rescatar su honor para lograr dar fin a las severas distorsiones que emanan del Génesis.

Desde su entrada en escena, Eva es presentada como un ser inferior. Si en los primeros seis días dios creó al Universo y a todo ser viviente -incluyendo al hombre-, no sorprende que su única omisión fue la creación de la mujer.

Eva llegará después y sólo como un sobrante del cuerpo de Adán, pues su creación se dará a partir de una insignificante costilla.

Más allá de su bajísima condición social por nacimiento, la tragedia apenas comienza para Eva. En uno de los pasajes más infames, la Biblia procede a presentar a la mujer como la fuente de toda desgracia para la humanidad.

Habiendo dios prohibido enfáticamente comer el fruto del Árbol del Conocimiento, Eva es tentada por una serpiente para hacer precisamente esto, bajo la promesa de que obtendría la sabiduría del bien y el mal. La pérfida mujer prosigue a tentar al hombre para que él también coma del fruto. Las consecuencias serán la expulsión del Paraíso y la muerte.

Con el desafío a la eterna ignorancia impuesta por dios, se redacta entonces la sentencia final. En las palabras de una deidad iracunda, la condena para la mujer es la siguiente: «Multiplicaré los sufrimientos de tus embarazos; darás a luz a tus hijos con dolor. Sentirás atracción por tu marido, y él te dominará» Sin duda un fallo muy favorable para el hombre, quien ahora podrá citar a la Biblia para ejercer su control absoluto sobre los deseos y las acciones de la mujer.


Condenar a Eva tiene otras consecuencias reales. A diferencia de cualquier personaje literario, el cristianismo se encargó de transformar a esta mujer en una tergiversada representación simbólica del género femenino y sus acciones se usarían como falsa radiografía para intentar comprender los sombríos misterios de este sexo. Incluso hoy, en el imaginario colectivo se continúa percibiendo a Eva como una mujer traicionera y manipuladora que se dedica a engaña al hombre.

Sin embargo, es aquí donde encontramos un error medular de interpretación. Pues falsamente exhibida como tentadora y perversa –un estigma que perseguirá a toda mujer durante siglos- el Génesis en verdad nos presenta a Eva como la primera persona ilustrada de la historia.

Prefiriendo el conocimiento sobre la obediencia, Eva ejerce la característica intrínseca del ser humano: la curiosidad por comprender la realidad, la pasión por adquirir nuevo conocimiento y la necesidad por escapar de una cegadora ignorancia.

Retando incluso a su propio creador, Eva escoge la filosofía sobre la religión y demanda el derecho a la libertad de pensamiento. Adán, por el contrario, es un ser atrasado que se conforma por obedecer fanáticamente y servilmente a su dios.

Aunque parece exagerado afirmar que este cuento pudiera tener un impacto en una sociedad moderna, es importante cuestionarnos hasta qué punto las relaciones entre los sexos y el orden simbólico masculino de nuestra cultura se derivan de las historias mitológicas del cristianismo. No debemos olvidar que nuestras construcciones morales tienen profundas raíces en la tradición judeo-cristiana, como tampoco se puede ignorar que la Iglesia Católica continua teniendo una fuerte influencia en amplios sectores de la población.

No obstante una exitosa campaña de difamación durante siglos, la memoria y la honra de Eva podrán ahora resurgir victoriosas. Pues si existe un factor positivo en todo el Génesis, es precisamente el ejemplar comportamiento de esta mujer. 


Con su fatídica búsqueda de la Verdad, su rebeldía ante la autoridad y su negación a permanecer en perpetua ignorancia, la memoria de Eva podrá colocarse en un privilegiado lugar entre Sócrates y Prometeo.

11/1/13

BREVE TRATADO SOBRE LOS CHINGONCITOS


Para el mexicano, la vida es una posibilidad de chingar o de ser chingado. Es decir, de humillar, castigar y ofender. O a la inversa. Esta concepción de la vida social como combate engendra fatalmente la división de la sociedad en fuertes y débiles. Los fuertes —los chingones sin escrúpulos, duros e inexorables— se rodean de fidelidades ardientes e interesadas.


Texto por: Juan Pablo Delgado Cantú

Si pudiéramos diseccionar de forma burda a la sociedad, encontraríamos que existen tres grandes grupos de personas: aquellas que tienen poder, aquellas que no lo tienen y aquellas que no lo tienen pero lo desean apasionadamente.

Un joven Octavio Paz ya había revelado esta peculiaridad social, la cual plasmó de forma inmejorable en su Laberinto de la Soledad:

“Para el mexicano, la vida es una posibilidad de chingar o de ser chingado. Es decir, de humillar, castigar y ofender. O a la inversa. Esta concepción de la vida social como combate engendra fatalmente la división de la sociedad en fuertes y débiles. Los fuertes —los chingones sin escrúpulos, duros e inexorables— se rodean de fidelidades ardientes e interesadas.” Para Octavio Paz, esa mesnada que rodea a los chingones, los ardientemente interesados en su poder, son clasificados como lambiscones.

Incluso con el paso de las décadas, la regla utilizada para medir a los chingones se ha mantenido sin muchos cambios. El chingón sigue siendo el político ágil y astuto o el empresario sagaz y exitoso.

Una ligera modificación sí ha sucedido, pues la lista de quiénes pueden ingresar al club de los chingones se ha ampliado. En la percepción popular actual, cualquier persona que muestra genialidad y virtuosismo se hace acreedor de este título; ya no se requiere ser duro, inexorable o sin escrúpulos. En este nuevo grupo podríamos incluir a ciertos artistas, inventores o científicos que por su talento o descubrimiento pueden ostentar su trofeo de chingón.

Si consideramos válida la división social entre chingones, lambiscones y el resto, nos percataríamos de que aún queda un grupo de personas sin clasificación. Esta demografía huérfana y perdida son los chingoncitos.

Los chingoncitos son un grupo miserable de individuos. Son imitadores, impostores, charlatanes y embusteros. Un chingoncito no tiene talento alguno, pero se desenvuelve y actúa en la sociedad como si irradiara genialidad. Es un bufón que de pronto ha querido actuar con seriedad.

El chingoncito comparte algunas características con el lambiscón. La principal diferencia entre ambos siendo que el lambiscón busca apasionadamente el poder, mientras que el chingoncito cree ya haberlo conseguido.

El chingoncito es también un ser cruel y despiadado. Niegan su miseria por medio del abuso y reafirman su identidad oprimiendo a los más débiles. No entiende cómo funciona el Poder, y utiliza el poco que tienen para tiranizar y humillar. Sin este comportamiento, el chingoncito no tendría otra razón para existir.


Todos conocen por lo menos a un chingoncito y su presencia nunca pasa desapercibida. El chingoncito es el niño con dinero (pero sin logros de vida) que considera su posición social como medalla de realización social; es el jefe en un trabajo que con un puesto indigno aterroriza a sus empleados; es el policía que utiliza su puesto mediocre para abusar de algunos migrantes centroamericanos.

Todos ellos comparten la misma característica, la creencia de su total y absoluta superioridad. Con el poco poder que les otorga su dinero, su placa policiaca o su puesto laboral, se sienten realizados. Creen que a pesar de su vulgaridad, ellos lo han logrado en esta vida.

Los chingoncitos son una plaga que ha torturado a la humanidad durante siglos. Su existencia se remonta al comienzo de la Historia y jamás deben considerarse como un fenómeno reciente.

Aunque siempre existirán los chingoncitos, existen también muchas defensas contra ese ser miserable, las principales siendo la indiferencia y la burla. El chingoncito no puede vivir sin su narcisismo y la percepción de que es blanco de admiración general. Otras veces, el final del chingoncito llega cuando se enfrenta a un verdadero chingón, quien con poco problema lo aplasta y destruye su fachada.

Por lo pronto, al resto de nosotros nos queda el tolerar la existencia del chingoncito, como toleramos a las moscas que intentan arruinar una amena comida con vino tinto entre amigos.

9/1/13

El ascenso (espiritual) de los papanatas y los papamayas



papamaya.
(De papar y maya).
1. com. coloq. Persona demasiado cándida y fácil de engañar con temas de profecías mayas.


Al repasar cualquier libro de Historia, es inevitable concluir que la especie humana deja mucho que desear. El listado de nuestros errores y fracasos es asombroso e inconcebiblemente extenso: guerras, corrupción, tortura, crimen, genocidios, pobreza, hambre, opresión…

En paralelo a nuestra constante desgracia -incluso a pesar de ella-, resulta también sorprendente el progreso que hemos alcanzado como civilización. En esta lista se destacan hechos como la erradicación de enfermedades epidémicas, la exploración del Cosmos, la pastilla anticonceptiva y la declaración de los Derechos Humanos[1].

Entre estos importantes logros sobresale un acierto trascendental: la casi absoluta supresión del analfabetismo, por lo menos en el hemisferio Occidental. En términos generales, este proyecto emanado de la Ilustración pretendía que, con la capacidad para acceder, leer y comprender diversos textos, la sociedad dejaría de ser presa fácil de la manipulación y el oscurantismo religioso; y con el paso del tiempo, este conocimiento adquirido nos permitiría escapar de la barbarie e ingresar al reino de la Razón.

Lamento informarles que este proyecto ha fracasado...

Aunque es verdad que hoy tenemos acceso a un gigantesco archivo bibliográfico (principalmente debido al Internet, otro de nuestros grandes triunfos), hay que aceptar que, en lo referente al oscurantismo y a la superstición, seguimos siendo tan idiotas como un campesino del Medievo.

Con este preámbulo en mente, la cuestión a discutir ahora es la inmensurable estupidez que contagió al mundo entero durante el 2012.

Primeramente, resulta increíble que, con la cantidad de textos en circulación a nivel global, el libro más trascendental del año fue uno sobre sadomasoquismo erótico y travesuras sexuales. Ahora bien, yo no he leído este libro y mi crítica no tiene su origen en puritanismos o mojigaterías morales. Simplemente pretendo subrayar lo innegable: la mayoría de los lectores son deprimentes.


Pero eso no fue todo, ¡ah no!, pues durante el 2012 la humanidad fue presa de otro fenómeno que pone en duda nuestra denominación de homo sapiens. Este fenómeno, si no han adivinado, fue la fascinación universal por el fin del mundo, según lo augurado por la antigua cultura maya.

Seamos honestos, al menos por un instante. Un indicador de que ya no existen razones para mantener el optimismo hacia nuestra especie, es cuando una civilización supuestamente avanzada decide que absurdas profecías mayas son tema esencial de discusión.

Los medios de comunicación no tardaron mucho en subirse al tranvía de la estupidez y día tras día nos bombardearon con nuevos y “reveladores” datos sobre los mayas. Tampoco tardó mucho en surgir una horda de “expertos mayas” que hablaron, discutieron y publicaron cada absurdo imaginable sobre el tema.

Tanto fue el escándalo, que incluso el gobierno de China tuvo que encarcelar a ciertos revoltosos que estaban generando pánico por el fin del mundo. En Rusia, Vladimir Putin tuvo que dirigirse personalmente a su nación para asegurarles que la Tierra sí llegará a su fin, pero aproximadamente en 4,500 millones de años.

Al final, como era obvio, nada sucedió. El fatídico día anunciado por los mayas transcurrió como transcurren el resto de los días. No hubo cataclismos naturales ni renacimientos espirituales, como pronosticaban otros ingenuos.

No obstante, otro hecho que tampoco sucedió fue una protesta masiva contra tanta estupidez. No hubo ninguna disculpa pública por parte de las televisoras por habernos desnutrido con tanta basura. Tampoco el editor de algún medio de comunicación recibió una merecida patada en la entrepierna por su desfachatez y falta de profesionalismo.

Aprovechando que estamos en el tema de las profecías, permítanme compartirles una más: si la civilización humana decide continuar por este rumbo, no será necesario el impacto del Planeta X o un súbito cambio en los polos magnéticos para acabar con la vida en la Tierra. El final de nuestro planeta llegará en la forma de una enorme avalancha de estupidez humana que terminará por sepultarlo todo.



[1] Nota para los religiosos: Al parecer dios olvidó entregarnos este documento; nos hubiera ahorrado muchos problemas.

7/1/13

Un réquiem para San Perro


El año 2013 comienza muy bien para casi todo el mundo, excepto para el "Perro de Dios", ese pobre Joseph Ratzinger.


Texto por: Juan Pablo Delgado Cantú

Todos los inicios de año llegan cargados de reflexión y nuevos propósitos. Es casi imposible evitar, con un whisky en la mano y rodeado de buenos amigos, jurar que ahora sí ha comenzado el tiempo de reformarse y retomar la senda del progreso y el orden.

La mayoría de los líderes globales deben estar pasando por el mismo proceso, muchos de ellos quizá muy felices y satisfechos con el año que terminó. Sin duda el 2012 fue un buen año para la gran mayoría de los dirigentes internacionales, en particular para los Occidentales.

Aquí van algunos ejemplos:
En Estados Unidos, Barack Obama venció a un malvado robot ultra-capitalista en las elecciones presidenciales, asegurando la permanencia de su programa de salud y de la sanidad política en el país. En Europa, la Unión se mantiene todavía intacta y tanto Grecia como España siguen apareciendo en los mapas. En Rusia, Vladimir Putin continua siendo el rey. La Argentina de Kirchner también subsiste (creo) y parece que en el corto plazo no habrá una guerra anti-colonialista contra Isabel II. México sobrevivió la restauración del periodo jurásico e incluso se pronostica un fuerte crecimiento económico.

Claro, estuvo eso de la destitución legislativa contra Fernando Lugo, pero seamos honestos, a nadie le interesa mucho el Paraguay. ¡Ah!, y Hugo Chávez tiene cáncer, pero todo indica que su revolución bolivariana sobrevivirá para luchar contra el imperialismo en otra ocasión.

Sin embargo, existen gobernantes que enfrentan retos más complejos y si nos enfocamos en la categoría de los más arruinados, de aquel grupo de líderes que sólo pueden ver abismos y oscuros horizontes, ahí encontraremos arrinconado a Joseph Ratzinger, poseedor de títulos tan diversos como “Pontífice Supremo de la Iglesia Universal”, “Sucesor del Príncipe de los Apóstoles”, “Vicario de Cristo en la Tierra” y “el Perro de Dios”, -de raza Rottweiler, según indican sus seguidores.

Ese pobre Ratzinger (es un decir) ha arruinado tanto a su S.A. de C.V. que incluso un incrédulo y escandalizado Alejandro VI se deberá estar preguntando desde el más allá cómo alguien puede hundir de tal forma a la Iglesia. Hay que aceptarlo, uno puede asegurar que la Santa Sede ha tocado fondo cuando el representante de dios necesita una cuenta de Twitter para pastorear a su rebaño; algo que también pone en evidencia que ya no hay nada sagrado en este mundo.


Recordando el año que tuvo que soportar el Santo Padre, se podrá recordar la traición de su mayordomo personal, quien reveló sus secretos de alcoba; también está la publicación de su libro que mostró a la humanidad verdades metafísicas sin precedentes (¡increíble, durante la Natividad no hubo ni un burro ni un buey!). También se descubrió que otros cientos de infantes fueron abusados sexualmente por el clero católico, aunque resulta interesante que este tipo de noticias ya no escandaliza a los feligreses.

Entre todo esto, uno de los episodios más curiosos fue la visita de Ratzinger a la isla de Cuba (¿alguien se acuerda que también vino a México?, probablemente no, ¿verdad?). La opinión general fue que el viaje fue un éxito político, pero también uno que desencadenó una enorme polémica. Si bien recuerdan, antes de aterrizar en la isla, Benedicto comentó que “es evidente que la ideología marxista en la forma en que fue concebida ya no corresponde a la realidad”. Muchos se indignaron por sus palabras, otros tantos las celebraron.

Lo importante es que nadie levanto la voz para decir, “pero señor Ratzinger, aunque su argumento es válido, ¿qué no es la Iglesia Católica la que ya no corresponde a la realidad?” Supongo que es sano dudar de una ideología que surgió a mediados del siglo XIX, pero yo no encuentro forma de poner en tela de juicio una ideología que nació de la mitología de unos pastores nómadas que merodeaban los desiertos de Palestina hace 2,300 años.

Y si vamos a cuestionar el autoritarismo del régimen de Castro o la falta de democracia en Cuba, ¿que no deberíamos dudar de un sistema de gobierno basado en el feudalismo, que elige de la forma más opaca a su gobernante que (¡faltaba más!) es infalible en cuestiones teológicas?

Supongo que esto ya no importa. Es necesario comenzar el 2013 sin rencores y con optimismo.

Pero mientras el Vaticano inicia el año en medio de una pugna financiera contra el Banco de Italia, para el resto del mundo (excepto Siria) el inicio del 2013 pronostica clima soleado. China se prepara para estrenar a un nuevo líder con tendencias reformistas, Estados Unidos se ha salvado del precipicio fiscal, e incluso Kim Jong Un habla de paz y reconciliación con su vecino del sur.

Sin embargo, al parecer el único que se quedará sin su hueso en este año es el perro Rottweiler de dios.