27/3/16

EL TRABAJO OS HARÁ LIBRES

Aparentemente inocuo, "haz lo que amas" se ha convertido en el mantra laboral de nuestros tiempos. Pero aunque nos haga sentir bien, la realidad es que esta frase esconde una filosofía sumamente perversa.


Texto por: Juan Pablo Delgado Cantú

¿Quién de ustedes no ha escuchado aquella frase que reza “haz lo que amas”? Hay incluso personas susceptibles a la cursilería que la llevan a un nivel más melcochoso: “¡Haz lo que amas y nunca más tendrás que trabajar en tu vida!”

Aparentemente inocuo, “haz lo que amas” (HLQA) se ha convertido en el mantra laboral de nuestros tiempos. Pero bien lo indica la escritora Miya Tokumitsu, que aunque esta frase nos haga sentir bien, la realidad es que esconde una filosofía sumamente perversa; una filosofía que nos lleva a devaluar el trabajo -y peor aún- a deshumanizar a la mayoría de los trabajadores en el mundo.

Vámonos por partes… En primer lugar, basta con analizar un poco esta idea para percatarnos de que en el centro de HLQA se encuentra una corriente de ese individualismo narcisista que permea a las sociedades modernas.

Aunque esta frase ha existido por algo de tiempo, fue el otrora CEO de Apple, Steve Jobs, quien popularizó HLQA en la cultura contemporánea. En un discurso para la Universidad de Stanford, comentó que “el trabajo es algo que llenará gran parte de tu vida, y la única manera de estar verdaderamente satisfecho es hacer un gran trabajo. Y la única manera de hacer un gran trabajo es hacer lo que amas”.

Bien menciona Tokumitsu que a nadie se le ocurrió cuestionar a Jobs sobre los miles de trabajadores explotados en sus fábricas de China; trabajadores anónimos que finalmente le permitían a este señor “hacer lo que amaba”.


Y es precisamente aquí donde encontramos esa realidad siniestra que esconde HLQA. Porque al tomarla como válida, nos encontramos apoyando de manera implícita a un mundo laboral separado por castas: una donde algunos “iluminados” trabajan en lo que aman (cuestiones intelectuales o creativas), mientras las masas sin rostro se desempeñan en las actividades del submundo, ausentes de ese placer o reconocimiento que debería darles el trabajo.

La orden de HLQA nos lleva a ensimismarnos en un narcisismo por el trabajo propio, olvidando por completo las condiciones laborales de la mayoría de las personas en el mundo: aquellas que con su trabajo hacen posible el funcionamiento básico de una sociedad.

Tokumitsu lo explica: “Si trabajar en Silicon Valley, como publicista de un museo, o en un think-tank es esencial para poder desarrollarnos –o mejor dicho, para poder amarnos a nosotros mismos- ¿Qué pensaremos sobre la vida interna y las aspiraciones de aquellos que limpian cuartos de hotel o acomodan cajas en una bodega?” La respuesta: absolutamente nada.

La filosofía de HLQA termina por afligir también a aquellos que tienen un trabajo que “aman”. Pues es la creencia de estar recibiendo una gratificación inmaterial por su esfuerzo, que el trabajador se vuelve susceptible a todo tipo de explotación y vejaciones laborales. En palabras de Tokumitsu: “nada hace más fácil que los trabajadores acepten la explotación laboral que convenciéndolos de que están haciendo lo que aman”.

En todo este embrollo, debemos recordar que nuestro trabajo responde a una necesidad del mercado, y no necesariamente a un ejercicio de superación personal. Porque de seguir pensando así, seremos víctimas de la misma lógica perversa que llevó a los alemanes a prometerles a sus prisiones que -de trabajar obedientemente- el “trabajo los liberaría”.

¡Faltaba más!

Este texto se publicó originalmente en Vértigo

26/3/16

La Diplomática - El terrorismo y el auge de la ultra-derecha


TERRORISMO Y EL AUGE DE LA ULTRA-DERECHA EN EUROPA
Fecha de transmisión original: 26/03/2016

La Diplomática - Sección del noticiero "Primera Línea" con Vaitiare Mateos
(11:00 Hrs a 13:00 Hrs por AzNoticias, de TV Azteca)


TODOS HEMOS VISTO LAS HORRIBLES IMÁGENES DE LOS ATAQUES EN BRUSELAS. ¿QUÉ PODEMOS ESPERAR PARA EUROPA EN EL CORTO PLAZO?
Desgraciadamente Brenda, nada bueno puede salir de estos ataques. Ya hemos visto que después de un ataque terrorista, los gobiernos suelen sobre reaccionar de la peor manera; en una dizque “búsqueda de seguridad” para su población. Si recuerdas el caso de Francia, después de los ataques del 13 de noviembre el presidente François Hollande incluso llegó a declarar un Estado de Emergencia en todo su país.

Y esto es un GRAN problema para toda Europa. Porque el miedo es el peor catalizador para el surgimiento de gobiernos autoritarios o para el atropello de las libertades civiles. Ya hemos visto como la supuesta integración política de Europa se ha resquebrajado con la enorme crisis de migrantes, de la cual ya hemos hablado aquí en La Diplomática. Esto ha llevado a países a cerrar sus fronteras (todos los países en los Balcanes), realizar redadas arbitrarias contra musulmanes (Francia), y detener a personas por la simple sospecha de ser terroristas (también en Francia). Hay que tener mucho cuidado con este tipo de reacciones; porque en la búsqueda de seguridad, terminan los gobiernos por pisar los derechos humanos de las personas.

También, estos ataques en Bruselas le inyectan nueva energía a todas esas fuerzas de extrema derecha, caracterizadas por su xenofobia y racismo en contra de los musulmanes que supuestamente “invaden” al territorio Europeo. Una actitud que no tarda mucho en explotar en violencia directa en contra de los musulmanes.

18/3/16

La Diplomática - La crisis política y el caos en Brasil


LA CRISIS POLÍTICA Y EL CAOS EN BRASIL
Fecha de transmisión original: 18/03/2016

La Diplomática - Sección del noticiero "Primera Línea con Vaitiare Mateos"
(11:00 Hrs a 13:00 Hrs por AzNoticias, de TV Azteca)


CON LOS ACONTECIMIENTOS DE LAS ÚLTIMOS SEMANAS, PARECERÍA QUE BRASIL SE ENCUENTRA EN UNA ESPIRAL DE CAOS. ¿QUÉ ES LO QUE ESTÁ SUCEDIENDO? 
Pues de hecho sí… Brasil está pasando por uno de sus peores momentos en décadas; y a la pobre presidenta Dilma Rousseff le está tocando lo peor de todos los mundos. El problema en Brasil se divide en dos partes: la controversia política y la controversia económica. Para no hacernos bolas, vamos por partes.

Empecemos con la polémica política: Desde hace dos años y medio, el sistema Judicial de Brasil ha estado investigando una red de corrupción que implica a muchos miembros del gobierno federal y la clase empresarial brasileña. En el centro de toda la corrupción se encuentra Petrobras, la empresa petrolera de Brasil. Hasta ahora, más de 480 personas han sido arrestadas, algunos recibiendo más de 20 años en prisión.

De acuerdo con la justicia brasileña, altos miembros del gobierno tomaron recursos de Petrobras para dar sobornos, tapar agujeros en el presupuesto federal cuando faltaba dinero, e incluso para apoyar campañas políticas como la reelección de Dilma en el 2014.

Dilma ha negado que ella tenga algo que ver con todo esto, pero al congreso brasileño le ha importado un carajo, y busca destituirla de la presidencia (un proceso conocido como impeachment) y meterla en prisión.

Y si no fuera suficiente drama… las cosas se ponen todavía más enredadas.

Pues para sorpresa de todos, ahora se involucra en este caso de corrupción al mismísimo expresidente Luiz Inácio “Lula” da Silva; quien fue predecsor de Dilma; gran aliado de ella, y el presidente más popular en la historia reciente, considerado un héroe del pueblo.

A Lula se le acusa de corrupción y tráfico de influencias, ya que supuestamente en su periodo presidencial, facilitó contratos a varias empresas, por lo que recibió a cambio un departamento de lujo en la playa.

Y sigue la telenovela: Lula ha negado que el departamento sea suyo, pero a principios de mes fue arrestado un par de horas y su departamento fue cateado.

Por si no fuera poco… Dilma buscó nombrar a Lula como Jefe de Ministros, por lo que hubiera recibido la protección del fuero, pudiendo ser juzgado únicamente por la Suprema Corte de Brasil. Pero como novela de suspenso; esta designación fue bloqueada por un juez, y está por verse si se mantiene o no su toma de posesión.

Dilma dice que necesita a Lula para sortear la crisis. Pero las personas en Brasil no se dejaron engañar, y en una muestra del descontendo contra Dilma; cientos de miles (algunos dicen que millones) de brasileños salieron a la calle el domingo pasado para exigir la renuncia de Dilma Rousseff. Hasta ahora, la señora se ha negado a dimitir.

PERO TAMBIÉN HAY CRISIS ECONÓMICA… ¿POR QUÉ SI BRASIL IBA TAN BIEN AHORA SE ENCUENTRA EN UNA PROFUNDA RECESIÓN?
Ah claro… como si las cosas no pudieran ser peores, hay que agregar que Brasil también ha entrado en una profunda recesión económica.

Hasta hace algunos años, Brasil se pavoneaba por los escenarios internacionales presumiendo su enorme pogreso en eliminar la pobreza (más de 60 millones menos pobres) y por tener un crecimiento imparable a pesar de la crisis mundial del 2008. Pero ahora… todo esto se ha venido abajo.

Brasil suele culpar a China de sus problemas, lo cual es algo acertado. Porque durante años Brasil cometió el error de basar gran parte de su economía en la exportación de materias primas a China. Mientras China siguiera creciendo, todo iba a estar bien.

Pero ahora la economía de China está en desaceleración, y ya no necesita comprar tantas materias primas de países como Brasil. Esto ha hecho que exportaciones como el petróleo y otros metales pierdan gran parte de su valor en el mercado: lo que termina por causar un desastre en las finanzas del  gobierno.

Pero la mayoría de la gente culpa a las políticas impulsadas por la presidenta Dilma Rousseff.  Muchos de los críticos acusan a su gobierno de expandir la red de empresas y de bancos estatales, de controlar precios y manejar la economía de manera terrible y para beneficio propio. Como mencionamos, incluso se acusa a Dilma de tomar dinero de los bancos estatales y de PetroBras para tapar algunos baches en su gasto público.

A todo esto hay que sumarle el despilfarro y corrupción que incurrió Brasil para realizar el mundial del 2014, donde el gobierno hizo enormes gastos en infraestructura deportiva.

¿CÓMO NOS AFECTA TODO ESTO A NOSOTROS EN MÉXICO?
La realidad es que una crisis en Brasil puede beneficiar a México. Nuestro comercio bilateral no es tan importante, y de hecho, durante los últimos 15 años nos hemos peleado contra ellos por ser el mercado más importante de América Latina.

Hasta ahora… Brasil nos estaba ganando, precisamente por la bonanza que tuvo entre el 2003 al 2011. Ahora con la crisis actual, los inversionistas nos voltean a ver nuevamente.

Pero no nos engañemos… Porque aunque México quiera ser el campeón en América Latina, la realidad es que una crisis de estas magnitudes no es cosa de risa… está afectando la vida de millones de brasileños; y eso a nadie debe de enorgullecerle.

15/3/16

AS TIME GOES BY...

Si el "tiempo es dinero" como dicen algunas personas, entonces la humanidad ha estado cometiendo el peor robo contra las mujeres. Por siglos les hemos robado su tiempo.

Texto por: Juan Pablo Delgado Cantú

¿Quién de ustedes nunca quiso tener algún súper poder? Yo apostaría a que todos han fantaseado en algún momento con poder volar, ser invisibles, o tener visión de rayos X.

Pero quizá la respuesta más interesante a esta pregunta la dieron Bill Gates y su esposa Melinda hace un par de semanas, cuando jóvenes preparatorianos los cuestionaron sobre su poder preferido. ¿Sus respuestas?: tener más tiempo y crear más energía.

Quisiera concentrarme en la respuesta de Melinda, porque aún cuando la escasez de energía eléctrica es un problema que afecta a millones de personas, la escasez de tiempo me parece una realidad más perversa.

¿A qué se refiere Melinda con la falta de tiempo? Pues como explica en la Carta Anual de su fundación, la falta de tiempo significa cosas distintas dependiendo de tu género y tu condición socioeconómica.

Porque es un hecho que en todo el mundo, la manera en la que hombres y mujeres invierten su tiempo está completamente desbalanceada. Mientras los hombres pasan más tiempo trabajando por dinero, las mujeres cargan desproporcionalmente con el trabajo no remunerado. De acuerdo la OCDE (en su estudio “Employment: Time spent in paid and unpaid work”) a nivel mundial las mujeres invierten un promedio de 4.5 horas al día en trabajo sin remuneración (más que el doble que los hombres), que incluye toda clase de actividades consideradas “domésticas”, como comprar comida, cuidar hijos o limpiar la casa. 

Salvador Dali - The Persistance of Memory; via dalipaintings.net

Aquí en México utilizamos un torpe eufemismo para hablar de este trabajo sin paga: “los quehaceres”. Pero no nos hagamos idiotas, señores: ¡Trabajo no pagado sigue siendo trabajo! Lo peor es que pocos cuestionan que estos labores sean “obligaciones” predominantemente femeninas. Pues mientras los hombres mexicanos realizan diariamente casi dos horas (112.6 minutos) de “quehaceres”, las mujeres invierten más de seis horas al día (373.3 minutos). Pero esto no significa que las señoras se queden de fodongas el resto del día; pues a estas seis horas hay que sumarle las cuatro horas en promedio de trabajo que también realizan las mujeres para ganar dinero.

Es obvio que alguien tiene que hacer las actividades del hogar; pero es el desbalance en el tiempo invertido por cada género el que termina por corroer la vida de las mujeres. Pues con esta falta de tiempo, no sólo se desplaza el tiempo de descanso, de diversión, de reflexión, o de esparcimiento. Entre menos tiempo dispongan las mujeres, se reduce también su posibilidad de trabajar por dinero o  de estudiar una carrera profesional.

Para muchas personas, hoy resulta facilísimo pretender que las mujeres se encuentran suficientemente empoderadas porque pueden trabajar, ocupar altos puestos políticos, o por haber tomado el control de su reproducción. Sin embargo, no podemos ignorar que seguimos robándoles lo más valioso en esta vida: el tiempo.

Fue Benjamín Franklin quien acuñó la frase que domina la cultura norteamericana: “Time is Money”. Pues si en realidad el “tiempo es dinero”, estamos entonces frente al robo más grande de la Historia. Porque como una bola de bandidos, hemos robado durante siglos lo más importante que tienen las mujeres: su tiempo libre; que bien pudieron haber invertido en desarrollarse como profesionistas, en vez de estar lavando calzones sucios.

¡Lo que nos faltaba!

Este texto se publicó originalmente en Vértigo

4/3/16

Los hombres que compraron el mundo

Es indiscutible que Amazon, Apple, Facebook, Google y Microsoft ahora reinan sobre todo lo que acontece en la tecnología digital; con cada paso que damos en Internet, estaremos traspasando en su territorio.


Texto por: Juan Pablo Delgado Cantú

Prepárense, estimados amigos, para el regreso del sistema feudal. No… no me refiero al tipo de gobierno que dominó por mil años el Medioevo de Europa, sino a un nuevo feudalismo digno del siglo XXI: el feudalismo digital. 

Quizá no hayan caído en cuenta, pero cada día nos acercamos más a ser siervos de uno de los cinco grandes reyes que dominan el mundo digital. Porque es un hecho que casi todas las acciones que realizamos en internet terminan por involucrar a estos titanes que dominan el Olimpo de la World Wide Web. 

Bien lo menciona el periodista Farhad Manjoo, al indicar que algo indiscutible es que Amazon, Apple, Facebook, Google y Microsoft ahora reinan sobre todo lo que acontece en la tecnología digital; y no sólo eso, sino que el poder e influencia que ejercen estas empresas en sus zonas de control se incrementan cada día, asegurando que estos monarcas permanezcan en sus tronos, al menos en el futuro cercano.

Parecería que este laberinto al que hemos ingresado es ahora inescapable. Pues con cualquier paso que damos en el mundo digital, estamos ya traspasando el territorio de una de estas grandes empresas.

Cito nuevamente a Manjoo para explicarme: “Windows sigue siendo el rey de las computadoras de escritorio, Google reina sobre las búsquedas en internet y las nuevas tecnologías, y junto con Apple, Google también controla los sistemas operativos de los teléfonos móviles y las aplicaciones que usamos en ellos; Facebook y Google controlan el negocio de publicidad en Internet; y Amazon, Microsoft y Google controlan la infraestructura que utilizan muchas nuevas empresas para funcionar.” 

"The Tube Train" - Cyril Edward Power ; via arttattler.com

Como dirían en aquella popular serie de comedia “¿Y ahora, quién podrá defendernos?” Pues la realidad es que no es posible visualizar a un héroe que nos salve, porque el tamaño y el poderío de estas empresas evitan el surgimiento de cualquier competencia que pueda ponerlas en jaque. Cada start-up que aparece en el radar, termina por ser devorada por estos gigantes glotones; o simplemente (como sucede con nuevos jugadores como Uber y Netflix), deben de utilizar los servidores que controlan estas empresas. Resulta sorprendente que incluso la CIA y otras dependencias del gobierno norteamericano dependen de Amazon para almacenar su información. ¡Salve, Imperator Bezos!

Para muchos esta realidad es algo imperceptible. Finalmente, a quién fregados le importa que estas corporaciones dominen el internet. ¿Que al final del día no nos dan una enorme cantidad de servicios gratuitos? ¡Faltaba más! 

En este mundo absolutamente nada es gratis; y en el centro de todo este embrollo se esconde una realidad todavía más perversa: que a través de nuestras actividades cotidianas en internet, lo que único que hacemos es alimentar las bases de datos de estas empresas, dando información y regalando nuestra intimidad, todo para hacerle la vida más fácil a quien sea que quiera vendernos algo.

Ahora bien, es sabido que todos los imperios tienden a desaparecer en algún momento de la historia, por lo que habría que preguntarnos si estos nuevos monarcas digitales seguirán el mismo camino. 

Sin embargo, me parece que la pregunta correcta es otra: ¿Queremos realmente que desaparezcan? Porque a como yo veo las cosas, muchos preferirían ser esclavos a perder su acceso a Facebook.

¿Qué opinan, compañeros?

Este texto se publicó originalmente en Vértigo.

La Diplomática - El Súper Martes electoral en Estados Unidos


EL SÚPER MARTES ELECTORAL EN ESTADOS UNIDOS
Fecha de transmisión original: 04/03/2016

La Diplomática - Sección en el noticiero "Primera Línea" con Vaitiare Mateos
(11:00 Hrs a 13:00 Hrs por AzNoticias; TV Azteca)


SE CELEBRÓ EL “SÚPER MARTES” ELECTORAL EN ESTADOS UNIDOS. ¿QUÉ PODEMOS RESCATAR DE  ÉL? ¿CUÁLES SON ALGUNAS DE LAS SORPRESAS QUE VIMOS? 
La realidad es que no hubo muchas sorpresas; esto es al mismo tiempo bueno como malo. Primero las buenas noticias: Por el lado Demócrata sucedió lo que todos esperábamos. La señora Hillary Clinton confirmó su liderazgo y su fuerza ante el electorado, ganando 7 de los 11 estados; Bernie Sanders ganó sólo cuatro. Ahora bien, hay que recordar que “ganar un estado” no significa que el vencedor se lleva a todos los delegados; sino que se lleva la mayoría de ellos dependiendo de los votos. Sin embargo, Clinton lleva casi la mitad de los más de 2000 delegados necesarios para ser la candidata; Sanders lleva menos de 1/5.

Y aunque sea prácticamente inevitable que Clinton sea la candidata a la presidencia; esto no es una mala noticia. Hemos hablado aquí de cómo Clinton es una mujer sumamente capacitada: fue primera dama por 8 años; senadora por el estado de Nueva York también por ocho años; y Secretaria de Estado con Barack Obama por cuatro años. Una cosa te aseguro: experiencia NO le falta a esta mujer.

Ahora las malas noticias. En el campo Republicano, temo decir que sucedió también lo que todos esperaban, que es lo que todos temimos: Donald Trump arrasó en el Súper Martes, ganando 7 de los 11 estados, Ted Cruz ganó 3 y Marco Rubio sólo uno. Hoy Trump tiene casi un cuarto de los delegados necesarios para ser nominado. Con sus 319 delegados, le está ganando por 100 delegados a Ted Cruz, y por 200 a Marco Rubio.

¿POR QUÉ NADIE HA PODIDO DETENER A DONALD TRUMP? ¿QUÉ TIENE ESE SEÑOR QUE LO HACE TAN ATRACTIVO PARA EL ELECTORADO CONSERVADOR?
Para entender la fuerza de Trump debemos regresar al 2008, cuando Estados Unidos transitaba por un periodo MUY oscuro: no sólo sufría la peor recesión económica de su historia y millones de personas perdían sus empleos; también había una desmoralización absoluta, en parte por los fracasos de la clase política y las fuerzas militares que estaban paralizadas en Iraq y Afganistán. No había ni una buena noticia en el horizonte.

Esto permitió el surgimiento del famoso “Tea Party”: un movimiento social y político que buscaba un cambio radical. Querían prácticamente desmantelar al gobierno federal, a quien culpaban de la catastrófica situación social, política y económica de aquel momento.

Al partido Republicano se le ocurre una idea: canalizar a su favor la energía y el rencor de este movimiento de ultra-derecha. Fue en esos momentos cuando a los líderes Republicanos tuvieron la brillante idea de elegir a Sarah Palin (una persona cero calificada) como candidata a la vicepresidencia; fueron los mismos que llamaron a Obama “socialista”, “musulmán” y decían que no había nacido en Estados Unidos sino en Kenia (de hecho, Trump fue uno de los qué más enfáticamente proponía esto). Promovieron el mensaje de que los migrantes robaban empleos de los “americanos blancos”; querían construir un muro en la frontera (incluso cuando la migración estaba en su nivel más bajo en décadas); inspiraron un medio irracional a toda persona del Medio Oriente, y decían que cualquier acuerdo con los Demócratas era una traición a sus principios.

Lo que no esperaban los Republicanos, es que el Tea Party pudiera secuestrar a todo el Partido. Pero eso fue precisamente lo que pasó… de forma gradual los locos tomaron el control del manicomio, e hicieron de la ideología conservadora una actitud tribal y primitiva: una masa de ideas basada en el odio, el rencor, la desconfianza y el miedo.

Lo que Trump propone ahora lleva años gestándose en Estados Unidos. Y es que los Republicanos crearon a un monstruo y lo alimentaron por años con racismo y miedo. Trump ahora sólo cosecha esos frutos, pues fue tan astuto para percibir que el escenario estaba listo para su aparición. Porque será muy fácil burlarse de Donald Trump y decir que es un payaso o un idiota. Pero una cosa te digo: ese señor será muchas cosas, pero tonto no es: ha sabido explotar los ánimos del electorado con maestría pocas veces vista.

VEMOS EN LAS REDES SOCIALES QUE LA GENTE COMPARA A TRUMP CON HITLER. ¿QUÉ TAN ACERTADA ES ESTA COMPARACIÓN? ¿HAY QUE ESTAR PREOCUPADOS?
No mucho… Comparar a Trump con Hitler es hiperbólico y exagerado. Hitler fue un personaje marcado por su época y su contexto. No creo que sirvan de mucho hacer comparaciones de este tipo, ya que son anacrónicas e inexactas.

Algo que sí está haciendo Trump es tomar algunos elementos del lenguaje hitleriano, que finalmente podrían ser visto como un discurso populista. Como decíamos antes, la cuestión del racismo a los latinos, el miedo a los musulmanes o la creencia que Estados Unidos es débil ya venía gestándose por años. Pero el Imperio Yankee sigue siendo el país más poderoso del mundo, los musulmanes en EUA no son terroristas y los latinos no roban empleos.

Yo creo que Trump es más como Hugo Chávez, con un discurso y una actitud populachera. Así como Chávez, Trump le ha dado voz a aquellos que se sienten desamparados por el sistema; promete cosas imposibles de cumplir, culpa a grupos opositores de todos los problemas del país; tiene una idolatría a su imagen, y promete resolver todos los problemas con soluciones sencillas.

Sin embargo, no podemos tomar a Trump como algo inocuo. Quizá no sea un genocida como Hitler, pero sí ha exacerbado el fuego del racismo y la xenofobia entre la gente.

Y esto es un grave problema: porque incluso si Trump no llega a la Presidencia, dejará detrás de él a millones de personas insatisfechas; encolerizadas con odio y racismo.

Si algo debe quedar claro, es que aún con la derrota de Trump, el próximo presidente tendrá que enfrentar a una sociedad profundamente dividida. Un problema que no se resolverá fácilmente.