17/1/21

UN MUNDO NOS VIGILA

Hoy tomemos de vuelta el control y escapemos del mundo microbiano para ir al expansivo espacio sideral. Mi objetivo: recordar los grandes logros astronómicos que ocurrieron en el annus horribilis. 



Texto por: Juan Pablo Delgado Cantú


No sé cómo le hicimos, pero ganamos los Juegos del Hambre. Así que… ¡Felicidades a los supervivientes!

Ya sabemos sobre la tragedia que fue el 2020. Pero entre el caos y la confusión, tuvimos una pérdida de la cual poco hemos hablado: el secuestro de nuestra atención. Los eventos del 2020 aplastaron nuestros sueños y nuestra capacidad de soñar. Durante meses vivimos obsesionados con el mundo microscópico, hablando interminablemente de un virus y sus mutaciones.


Hoy tomemos de vuelta el control y escapemos del mundo microbiano para ir al expansivo espacio sideral. Mi objetivo: recordar los grandes logros astronómicos que ocurrieron en el annus horribilis. En una de esas y esto nos ayuda a  sobrevivir este nuevo año.

1. SPACEX: Una de las mayores noticias del 2020 fueron las hazañas espaciales de Elon Musk. El 31 de mayo, la nave Dragon 2 de SpaceX realizó su primer vuelo con astronautas a la Estación Espacial Internacional. ¿Lo interesante? Con esto la humanidad inicia una nueva era en la exploración espacial apuntalada por la IP. No conforme, en noviembre Musk repitió su hazaña con una segunda misión tripulada. ¡Perrón!

2. ¿VIDA EN VENUS? Seguro lo olvidaron, pero en septiembre un equipo de astrónomos anunciaron la detección de fosfina en la atmósfera de Venus. ¿Y luego? Pues que en la Tierra, este gas sólo es producido por bacterias. Los científicos aseguran que la cantidad de fosfina detectada es 10 mil veces mayor que la que podría producirse por métodos no biológicos; y que la explicación más plausible es la presencia de microbios en las nubes de Venus. La astrofísica Clara Sousa-Silva, participante en el estudio, sentenció: “si hay vida en Venus, la habrá en muchos lugares”. ¡Ay goey!

3. LA LUNA. En 2020 no sólo confirmamos que existe agua en la Luna; también los chinos enviaron una cápsula espacial para traer de vuelta rocas, la primera vez en más de 40 años que materia lunar regresa a nuestro planeta.

4. ¡BOOM! El año pasado también logramos medir la explosión más grande en la historia del universo. Un agujero negro supermasivo liberó una explosión de energía tan poderosa que creó una agujero en el plasma de su galaxia en el cual podrían caber 15 Vías Lácteas una al lado de la otra. Fue cinco veces más poderoso que cualquier evento que hayamos observado antes.

5. LAGOS MARCIANOS. En Marte no hay agua en la superficie, pero sí bajo tierra. Y durante el 2020, investigadores descubrieron una red de lagos subterráneos en el polo sur de Marte. ¿Vida en Venus y vida en Marte?

6. ¡ASTEROIDES! También en 2020 hubo varios descubrimientos con respecto a los asteroides. El OSIRIS-REx de la NASA recolectó muestras del asteroide Bennu en octubre. Y en diciembre, la nave japonesa Hayabusa2 regresó a la Tierra con muestras del asteroide Ryugu, la segunda vez que una muestra de asteroide es traída aquí. Todo esto ayudará a conocer el origen de nuestro sistema solar y darnos pistas sobre el origen de la vida terrestre.

Queda claro que esta lista es apenas una pequeñísima muestra de todos los avances astronómicos ocurridos el año pasado. Y lo sé… el 2021 empieza igual de terrible que el final del 2020, con el virus destruyendo comunidades, las vacunas llegando a cuentagotas, y la crisis económica causando daño a millones de familias.

Lo único que pido es que no volvamos a caer en la misma trampa. Que nuestra obsesión por lo microscópico no nos aplaste nuevamente. La buena noticia es que este año ya promete nuevas aventuras cósmicas: de entrada, tres misiones espaciales llegarán en febrero a Marte y la instalación del telescopio James Webb, sucesor del Hubble. Y claro... el mundo podrá ser una porquería, pero no debemos perder nuestra imaginación y seguir mirando hacia el cielo. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario