14/4/19

HISTORIAS DE ULTRATUMBA

Tergiversar la historia no es ningún juego. En los últimos años hemos visto cómo la manipulación histórica puede ser usada para justificar los actos más atroces o fomentar actitudes de odio y xenofobia entre las sociedades.


Texto por: Juan Pablo Delgado Cantú
¡La historia vuelve con venganza! Cuando uno creía que por fin un evento había quedado sepultado bajo el peso de los siglos de pronto levanta su mano moribunda y podrida para atormentar a las buenas conciencias del mundo.

Yo sé, yo sé... reconozco que llegué muy tarde a la polémica causada por las misivas que el presidente AMLO envió a España y la Santa Sede. Por eso mismo no criticaré el tropiezo diplomático y me enfocaré en algo que me parece más relevante: el papel que juega la Historia en el discurso político contemporáneo a nivel global.

No hay ninguna duda, compañeros, en pleno siglo XXI la Historia se presenta como un líquido hirviente en todas las latitudes, y basta con que surja un líder mínimamente perverso para ver cómo los hechos pasados son retorcidos y utilizados como arma política para dividir y polarizar a la sociedad.

Que quede claro: tergiversar la historia no es ningún juego. En los últimos años hemos visto cómo la manipulación histórica puede ser usada para justificar los actos más atroces o fomentar actitudes de odio y xenofobia entre las sociedades.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario