La insoportable espiritualidad del ser – Parte II: La Era de Acuario

Blandiendo con honra su bandera del New Age, este hijo de Gaia no le teme a la crítica, pues se considera iluminado por fuerzas cósmicas. Es un individuo que se siente atraído a la palabra “energía” como la hipnotizada polilla que revolotea en torno a la luz eléctrica.



Texto por: Juan Pablo Delgado Cantú

“Mantener una mente abierta es una virtud, pero no tan abierta que se caiga tu cerebro.”
- Jim Oberg

Podría considerarse increíble, pero la diferencia genética que separa a un Homo sapiens de un simple Pongo pygmaeus es solamente de un 3.1 por ciento. Por más insignificante que parezca, esta mínima variación en el ADN es la responsable de dotar a la especie humana, -y no a los orangutanes- con la habilidad única para razonar. 

De hecho, de no ser por nuestra inteligencia, el ser humano no sería tan distinto a cualquier otro primate. Es precisamente a raíz de la capacidad para aprender y reflexionar que nuestra civilización logró alcanzar los más asombrosos avances en cuestiones tecnológicas, humanísticas y sociales; incluso se podría asegurar que es la única razón por la que existe una civilización. 

Reflexionando sobre nuestro invaluable acervo cultural y científico, parecería insólito que en la actualidad existiese un ser racional que pudiera dudar del positivo legado de las Ciencias. Solamente un individuo con una afinidad intelectual cercana a la de un Pongo pygmaeus sería capaz de menospreciar nuestro patrimonio científico. 

Pero con el reciente surgimiento de las ideologías New Age, es posible confirmar la existencia de este tipo de personas. Los representantes de este Nuevo Renacer de la consciencia no sólo rechazan nuestro avance científico, sino que intentan imponer como verdadero su propio paradigma ideológico, forjado en las mismísimas cañerías de la imaginación humana. 

Esta nueva cosmovisión de la Era de Acuario, similar a una rabiosa Hidra de mil cabezas, se presenta amenazante al progreso científico colectivo; pues más allá de rayar en la absoluta incongruencia, pone en evidencia que, en efecto, existen todavía personas entre nosotros que mantienen un parentesco más cercano con el orangután más pedestre.

Un discípulo de Acuario es un sujeto que se proclama emisario de la Luz y representante de la Nueva Era. Su filosofía es imposible de puntualizar o resumir, pues realmente no es un método de pensamiento coherente, sino más bien una amplia colección de ideas arbitrarias. 

Blandiendo con honra su bandera del New Age, este hijo de Gaia no le teme a la crítica, pues se considera iluminado por fuerzas cósmicas. Es un individuo que se siente atraído a la palabra “energía” como la hipnotizada polilla que revolotea en torno a la luz eléctrica. Su lenguaje críptico se encuentra plagado de términos como “mística”, “vibras cuánticas” y “magnetismo planetario”.

Similar al creyente de cafetería –un personaje analizado en el texto anterior- este vagabundo espiritual decidió rechazar las rígidas cadenas de la teología oficial. Pero en lugar de encontrar la libertad de pensamiento, fue cayendo en espiral por el abismo de la mística y terminó siendo presa de gurús charlatanes y bufones espiritistas.

Para el seguidor del New Age, realmente no existe ideología alguna que deba ser rechazada. Si sospecha que su cristal de cuarzo no le brinda suficiente vibra positiva, sin dudarlo da un salto a los amuletos orientales. Cuando estos dejan de canalizar suficiente energía de Saturno, entonces opta por alinear sus chacras con un gurú; y cuando sus chacras se encuentran congestionadas, entonces es momento de ir por una limpieza de colon para eliminar todas las toxinas.


El típico entusiasta del Zodiaco se presenta como un religioso de cafetería narcotizado con crack. Pues mientras el religioso de cafetería se enfoca en seleccionar lo que le apetece dentro de su propia fe, el embajador de Capricornio elige lo que le gusta entre cientos de corrientes ideológicas. El arco que engloba su cosmovisión abarca desde la mitología maya hasta la herbolaria vietnamita; desde el vuduismo haitiano hasta el misticismo polinesio. 

Sin mencionar las obvias discrepancias ideológicas, el período de vida en el que ambos grupos adquieren sus creencias es la principal diferencia entre un fanático del New Age y un religioso tradicional. 

Una persona religiosa preferiblemente recibirá sus dogmas durante la niñez; lo cual es entendible, pues durante nuestro infantilismo mental es cuando tendemos a ser más susceptibles a toda clase ideas. En el extremo opuesto, un hijo de Gaia generalmente comenzará su adquisición de ideas durante su etapa adulta, lo cual es sorprendente; pues sin duda es difícil imaginar a una persona madura, poseedora del pleno uso de razón intelectual, de pronto decidiendo creer en hadas consejeras, ángeles protectores y el poder de los alineamientos cósmicos.

Algunos críticos podrán señalar que los seguidores del New Age son solamente trotamundos en un confuso mundo de ideologías antagonistas, viajeros espirituales que buscan las respuestas a las mismas preguntas que a todos nos conciernen; podrían argumentar que la disonante cosmovisión que los caracteriza es sólo un síntoma de ese intenso proceso de búsqueda. Sin duda un argumento rescatable, aunque con poca validez…

Es importante reconocer que para estudiar y comprender a la naturaleza y al Cosmos, la humanidad ya cuenta con un procedimiento que ha demostrado innumerables veces su eficacia: el método científico. Con este proceso de conocimiento, todo ser racional advertirá que los chacras, las piedras energéticas y las vibras galácticas no aportan nada valioso al acervo científico que requerimos para avanzar como especie. 

Pues no hay duda que el Universo que habitamos es un lugar extraordinario que no requiere de un plano espiritual o metafísico para lograr asombrarnos; y que la realidad del Cosmos es mágica por sí misma y puede prescindir de toda explicación mística para fascinarnos. 

Algo que también debe de reconocerse y admirarse es la incesante búsqueda del humano para encontrar las respuestas a sus preguntas más profundas. Pero en nuestro eterno viaje filosófico, les aseguro que ni Deepak Chopra, ni Rhonda Byrne, ni ninguno de los otro tantos gurús charlatanes nos podrán acercar más a la verdad que buscamos.

3 comments:

  1. Estupendo, me gusta su estilo de confrontación y cachetada intelectual.
    Basta de ser apologistas con las personas ignorantes, no se les debe conceder más consideraciones diplomáticas que las pragmáticas.
    Buenísima elección con la imagen de M. C. Escher
    Saludos.

    ReplyDelete
  2. ¡Muchas gracias por tu comentario, Sr. Jorge!

    Y muchas gracias también por tu apoyo moral.

    De sobra está decir que estoy completamente de acuerdo contigo...

    ReplyDelete
  3. Creo que esto también se basa en un relativismo impresionante que las personas aplican a su vida, todo debido a la evolución de la humanidad, acceso a la información, diversificación y mal uso de la libertad.
    Muy interesante JP, un poco confuso de entender.
    Carlos
    Animo

    ReplyDelete