En busca del honor perdido de Eva: una revisión crítica del Génesis


Con su fatídica búsqueda por la Verdad, su rebeldía ante la autoridad y su negación a permanecer en perpetua ignorancia, la memoria de Eva podrá colocarse en un privilegiado lugar entre Sócrates y Prometeo.


Texto por: Juan Pablo Delgado Cantú

«Al principio, Dios creó el cielo y la tierra. La tierra era algo informe y vacío, las tinieblas cubrían el abismo, y el soplo de Dios se cernía sobre las aguas. Entonces Dios dijo: «Que exista la luz». Y la luz existió.» (Génesis 1:1 – 1:3)

Con estas palabras se inicia el libro de mitología más vendido en el mundo. Pero a pesar de la tentación por satirizar a la Biblia, es menester comprender que todas las sociedades primitivas tuvieron su acervo de mitos y leyendas para explicar el origen del Universo, de la vida en la Tierra y del orden social. Desde una perspectiva contemporánea, todas estas historias son igualmente ridículas.

De hecho, el Génesis judeo-cristiano no hace más que presentar la cosmovisión de un grupo de pastores confundidos que intentaban comprender su lugar en el mundo. Y aunque estuvieron en boga durante siglos (so pena de acabar en las mazmorras de la Inquisición), actualmente son pocos quienes ven con seriedad las fábulas que se incluyen en el Antiguo Testamento.

No obstante su aparente inocuidad, el Génesis no es un texto benévolo. Si los mitos sirvieron durante siglos para establecer el orden y las jerarquías en la sociedad, es entonces esta fábula la responsable de colocar a la mujer en su inferioridad perpetua ante el hombre.

Sumado a esto, no hay duda de que Eva es uno de los personajes más incomprendidos y repudiados en la literatura. Por esta razón, es necesario rescatar su honor para lograr dar fin a las severas distorsiones que emanan del Génesis.

Desde su entrada en escena, Eva es presentada como un ser inferior. Si en los primeros seis días dios creó al Universo y a todo ser viviente -incluyendo al hombre-, no sorprende que su única omisión fue la creación de la mujer.

Eva llegará después y sólo como un sobrante del cuerpo de Adán, pues su creación se dará a partir de una insignificante costilla.

Más allá de su bajísima condición social por nacimiento, la tragedia apenas comienza para Eva. En uno de los pasajes más infames, la Biblia procede a presentar a la mujer como la fuente de toda desgracia para la humanidad.

Habiendo dios prohibido enfáticamente comer el fruto del Árbol del Conocimiento, Eva es tentada por una serpiente para hacer precisamente esto, bajo la promesa de que obtendría la sabiduría del bien y el mal. La pérfida mujer prosigue a tentar al hombre para que él también coma del fruto. Las consecuencias serán la expulsión del Paraíso y la muerte.

Con el desafío a la eterna ignorancia impuesta por dios, se redacta entonces la sentencia final. En las palabras de una deidad iracunda, la condena para la mujer es la siguiente: «Multiplicaré los sufrimientos de tus embarazos; darás a luz a tus hijos con dolor. Sentirás atracción por tu marido, y él te dominará» Sin duda un fallo muy favorable para el hombre, quien ahora podrá citar a la Biblia para ejercer su control absoluto sobre los deseos y las acciones de la mujer.


Condenar a Eva tiene otras consecuencias reales. A diferencia de cualquier personaje literario, el cristianismo se encargó de transformar a esta mujer en una tergiversada representación simbólica del género femenino y sus acciones se usarían como falsa radiografía para intentar comprender los sombríos misterios de este sexo. Incluso hoy, en el imaginario colectivo se continúa percibiendo a Eva como una mujer traicionera y manipuladora que se dedica a engaña al hombre.

Sin embargo, es aquí donde encontramos un error medular de interpretación. Pues falsamente exhibida como tentadora y perversa –un estigma que perseguirá a toda mujer durante siglos- el Génesis en verdad nos presenta a Eva como la primera persona ilustrada de la historia.

Prefiriendo el conocimiento sobre la obediencia, Eva ejerce la característica intrínseca del ser humano: la curiosidad por comprender la realidad, la pasión por adquirir nuevo conocimiento y la necesidad por escapar de una cegadora ignorancia.

Retando incluso a su propio creador, Eva escoge la filosofía sobre la religión y demanda el derecho a la libertad de pensamiento. Adán, por el contrario, es un ser atrasado que se conforma por obedecer fanáticamente y servilmente a su dios.

Aunque parece exagerado afirmar que este cuento pudiera tener un impacto en una sociedad moderna, es importante cuestionarnos hasta qué punto las relaciones entre los sexos y el orden simbólico masculino de nuestra cultura se derivan de las historias mitológicas del cristianismo. No debemos olvidar que nuestras construcciones morales tienen profundas raíces en la tradición judeo-cristiana, como tampoco se puede ignorar que la Iglesia Católica continua teniendo una fuerte influencia en amplios sectores de la población.

No obstante una exitosa campaña de difamación durante siglos, la memoria y la honra de Eva podrán ahora resurgir victoriosas. Pues si existe un factor positivo en todo el Génesis, es precisamente el ejemplar comportamiento de esta mujer. 


Con su fatídica búsqueda de la Verdad, su rebeldía ante la autoridad y su negación a permanecer en perpetua ignorancia, la memoria de Eva podrá colocarse en un privilegiado lugar entre Sócrates y Prometeo.

4 comments:

  1. Mi estimado Juan Pablo,
    creo que es uno de los textos más flojos que te he leído. En un afán de ser crítico, pecas de criticón y temo que asumes posturas parciales que favorecen tu argumento, pero distorsionan la realidad. Antes de entrar en materia quiero aclarar dos puntos: primero, creo que haces sentido en algunas partes, y por ello sólo resaltaré algunos puntos que me parecieron relevantes. Segundo, no pretendo sugerir que la Iglesia es perfecta por derecho divino, pues son muchas las fallas en las que ha incurrido a lo largo de la historia, pero es un error negar su valía dentro de la Historia de Occidente.
    No caigas en anacronismos. No puedes interrogar a un texto (ninguno) fuera de su contexto y del propósito para el que fue creado. Los textos antiguos sobre la creación buscan responder a la misma pregunta que se hacen los científicos hoy en día, ¿de dónde venimos? ¿cómo empezó todo? Su interpretación, aunque limitada es sólo un intento por dar un sentido a la existencia. Juzgarlas de "ridículas" me parece caer en el anacronismo burdo. Y muchos serán los sacerdotes y monjas que te dirán lo mismo: la Biblia no es un libro de ciencia.
    Aunque ahora no haces demasiado hincapié en este punto, lo mencionas suficiente como para mencionarlo. Es cierto, en algunas fases la Iglesia pudo estar asociada con el oscurantismo. Pero también es cierto, aunque poco reconocido, que de no haber sido por monjes que se dedicaron a copiar manuscritos antiguos durante los siglos tras la caída de Roma, hoy no tendríamos acceso a los textos de grandes pensadores. Los monasterios durante la Edad Media también fueron centros de aprendizaje donde se hicieron grandes avances en muchas áreas. El Derecho actual como lo conocemos fue fuertemente influenciado por el pensamiento cristiano, la Teoría de la Guerra Justa (muy discutida en la actualidad) mantiene como sus bases a San Agustín, muchos de los textos científicos sobre la flora y la fauna en el Nuevo Mundo fueron realizados por frailes, entre muchos otros ejemplos.
    Finalmente, pasemos a Eva. Primero que nada, debo reconocer mi ignorancia en la historia del género femenino, y no puedo decir que la historia de Eva no tenga algo que ver, aunque dudo que sea la base principal. Sin embargo, sí puedo afirmar que Eva es un personaje menor en la historia sólo aparece en el Génesis, y no más, y otras mujeres han tenido un mayor impacto (positivo) en la historia de la cristiandad. Sin ir más lejos, la Virgen María ocupa uno de los lugares más altos dentro del panteón de la Iglesia, a menudo referida como ejemplo a seguir.
    En fin, creo que ya me extendí de mi horario, pero en conclusión, aunque conozco tu ateísmo y desprecio por la institución, hay elementos que debes tener en cuenta para hacer más fuerte tu crítica.

    ReplyDelete
  2. ¡Muchas gracias por tu comentario, Sheba!

    Concuerdo completamente en algunas de tus críticas, pero en mi defensa, la entrada de blog pretendía ahondar solamente en la historia de Eva y en analizar cómo su imagen ha sido severamente tergiversada por la Iglesia en detrimento del resto de las mujeres.

    No hay duda de que el cristianismo ha tenido un importantísimo rol en la formulación del sistema social, político y cultural en Europa (y por consiguiente a nivel mundial). Pero es precisamente su enorme influencia la que hace que sus errores (en este caso las ideas misóginas) tengan tan severo impacto.

    ReplyDelete
  3. Cuando leo o escucho los argumentos de que los frailes y monjes hicieron grandes contribuciones intelectuales no puedo evitar pensar que puede ser equivocado relacional causalmente a sus acciones el hecho de que pertenecían a una institución religiosa. Quizás (sólo quizás), la razón por la que copiaron antiguos textos o hicieron cuidadosas observaciones y descripciones del mundo natural fue porque les interesaba, no porque eran cristianos (o musulmanes, o lo que sea). Es decir, puede ser que esos individuos hubieran hecho exactamente las mismas contribuciones si la institución religiosa no hubiera existido. ¡Quizás (otra vez, sólo quizás) hasta más contribuciones hubieran hecho! Quizás la única opción que tenían estos individuos intelectuales era adherirse a la institución religiosa para no ser asesinados (en muchos casos por estas mismas instituciones) por sus investigaciones, así que argumentar que tal o cual institución hizo bien citando las acciones individuales de ciertos miembros no me parece tan adecuado.

    ReplyDelete
  4. ¡Gracias por tu comentario, Morales!

    Estoy completamente de acuerdo con tu argumento.

    Aunque jugando brevemente al abogado del diablo, alguien podría argumentar que durante el Medievo, la Iglesia Católica era la única institución con el poder y el dinero suficiente para llevar a cabo cualquier labor "educativa" o "intelectual".

    Claro está que tiempo después, este mismo poder fue utilizado para perseguir o quemar en la hoguera a cualquier filósofo o científico que decidiera salir del dogma establecido, lo cual vuelve a validar tu argumento completamente.

    ReplyDelete