¿Cuánto por su chamaco, Lolita?

La idea aquí propuesta es entregar dinero como motivación a todas las chamacas para que -¡voluntariamente!- utilicen métodos anticonceptivos de largo plazo y así podamos detener la epidemia de embarazos adolescentes.


Texto por: Juan Pablo Delgado Cantú

Si se tratara de un virus o una infección contagiosa, México estaría frente a una epidemia de proporciones bíblicas. Porque es una realidad que vivimos una calamidad en el sector Salud por los embarazos adolescentes: un 19% de los bebés que nacen en México son de niñas menores a los 20 años.

Diariamente, más de mil niñas entre 10 y 19 años de edad se convierten en madres. En 2014 se sumaron 374,075 bebés concebidos por madres adolescentes; y de estos, cerca de 6 mil son de niñas menores a los 14 años (cifras de la SSA).

La OCDE valida estos datos, aunque pinta un panorama aún más oscuro: México ostenta el deshonroso primer lugar en embarazos adolescentes en esta organización, llegando a medio millón de nacimientos por año; prácticamente un embarazo adolescente cada minuto.

Ante este panorama tan adverso... ¿qué carajos queda por hacer? Los programas de educación sexual evidentemente no han sido efectivos, y aquella tontería de la abstinencia que promueven los religiosos menos ha funcionado.

Sin embargo –queridos amigos- han venido a la columna correcta, pues quiero presentarles una solución realista y pragmática a este problema.


Para entrar en tema, les contaré la historia de Barbara Harris, quien en 1989  -con 37 años de edad y siendo madre de seis hijos varones- decide cumplir el sueño de toda su vida: tener una hija.

Para esto contacta a un centro de adopción y al poco tiempo recibe la llamada esperada: ha llegado una bebé de ocho meses que puede ser adoptada. Pequeño detalle: la niña dio positivo al nacer de fenciclidina (PCP), crack y heroína. Era hija de una mujer junkie.

Aún con algo de recelo decide adoptar a la niña, a quien nombra Destiny. A los pocos meses recibe una nueva llamada: La madre biológica de Destiny había dado a luz a otro bebé, también con daños por heroína; Bárbara lo adopta también. Un año más tarde, una tercera llamada y una nueva hija... "¿Se la empaquetamos, señora?" -"¡Pues sí!, responde Bárbara". Otro año después: otra llamada; otro niño.

Ante esta realidad, Bárbara comienza a cuestionarse: “¿Cómo es posible que alguien pueda ir por la vida regando bebés dañados por drogas sin sufrir alguna consecuencia?”

Evidentemente no podía obligar a las mujeres a esterilizarse o usar anticonceptivos de manera forzosa, ya que al instante entraríamos en un pantano de problemas éticos. Sin embargo: ¿Por qué no pagarle a las mujeres para que dejen de tener bebés? Bajo esta premisa, decide ofrecer 200 dólares a cada mujer que quisiera -voluntariamente- esterilizarse o tomar anticonceptivos de largo plazo.

Esto me lleva a pensar... ¿No podríamos importar ese modelo a México para combatir los embarazos adolescentes? Me queda claro que las pubertas no representan el mismo problema que mujeres adictas al crack. Pero aún así, no podemos ser cándidos y suponer que una mujer de 14 años se encuentra preparada para brindar la formación integral que requiere un chamaco en el siglo 21.

¿Por qué no entonces darles una lana a estas muchachas para que -¡voluntariamente!- utilicen métodos anticonceptivos de largo plazo? Cuando caduquen estos medicamentos, ellas ya serán mayores de edad y podrán hacer lo que les venga en gana con su útero y su vida.

¿Qué opinan señores? ¿Quién le entra para incluir esta propuesta en la agenda legislativa?


Texto publicado originalmente en Vértigo

No comments:

Post a Comment