La Diplomática - El Tirano Erdogan y el Golpe de Estado en Turquía

LA DIPLOMÁTICA - EL TIRANO ERDOGAN Y EL GOLPE DE ESTADO EN TURQUÍA
Fecha de transmisión original: 22/07/2016

La Diplomática - Sección del noticiero "Primera Línea" con Vaitiare Mateos.
(11:00 Hrs a 13:00 Hrs por AzNoticias; TV Azteca


TODOS SABEMOS DEL INTENTO DE GOLPE DE ESTADO QUE SUCEDIÓ LA SEMANA PASADA EN TURQUÍA. MUCHOS DICEN QUE “SE SALVÓ A LA DEMOCRACIA”.¿QUÉ TAN CIERTO ES ESTO? ¿QUEDA EN VERDAD FORTALECIDA LA DEMOCRACIA EN TURQUÍA?
¡En lo absoluto! Creo que a Turquía le esperan muchos meses sumamente oscuros por el fracaso del golpe de Estado. Ahora bien… que quede claro que no son ningún golpista ni apoyo a los militares en el poder. También… creo que nadie puede saber lo que hubiera sucedido si los militares hubieran sido exitosos en su golpe. 

Pero lo que es un hecho es que el presidente Recep Tayyip Erdogan no es ningún demócrata y –por el contrario- el autoritarismo que caracteriza a su gobierno solamente se va a intensificar y va a aumentarse. De hecho… esto ya está sucediendo.

Durante años Erdogan se ha dedicado a eliminar a todos sus enemigos políticos. Ha censurado o encarcelado a cientos de periodistas y estudiantes. Ha acumulado cada vez más poder y ha puesto en entredicho la secularidad y libertad en el Estado turco.

Y ahora, con este golpe de estado, las cosas se ponen peor, pues le han dado una excusa a Erdogan para profundizar la purga de sus enemigos y el desmantelamiento de las instituciones democráticas. Todas las acciones que hemos visto en los últimos días han sido permitidas precisamente por esto… porque ahora Erdogan es una víctima que debe “defender” a Turquía y perseguir a sus enemigos.
Hasta ahora, cerca de 35,000 miembros de los militares, fuerzas de seguridad y miembros del poder judicial han sido suspendidos o detenidos. El gobierno ha suspendido a casi 9,000 oficiales gubernamentales que supuestamente están conectados con el golpe. Entre ellos: casi 8,000 policías, +600 gendarmes, 77 gobernadores de provincias y distritales. Más de 15,000 personas del sistema educativo han sido suspendidas, incluidos todos los directores de universidades; también 21,000 maestros han sido ordenados a renunciar.

¿Y todos están conectados al Golpe? ¡Por supuesto que no! Pero Erdogan ha tomado como excusa el atentado contra su presidencia para eliminar a todos sus opositores.

De hecho, este miércoles declaró un Estado de Emergencia en todo el país por tres meses, que le permitirá imponer toques de queda a discreción, hacer registros domiciliarios sin autorización judicial previa, así como prohibir y censurar publicaciones de prensa, radio, televisión, hasta obras de teatro o de cine.

El maldito de Erdogan dice que todo esto es para “combatir la amenaza a la democracia”, pero ha quedado sumamente claro que la única amenaza a la democracia es este desgraciado.


A MUCHOS SORPRENDE QUE EL GOLPE HAYA CAUSADO TANTO REVUELO INTERNACIONAL… ¿CUÁL ES LA GRAN IMPORTANCIA DE TURQUÍA EN EL ESCENARIO DEL MUNDO? ¿POR QUÉ DEBEMOS PREOCUPARNOS?
Turquía es una nación sumamente importante para la geopolítica mundial. Para empezar, es la 18° economía más importante (México es la 15), así que no es cualquier país subdesarrollado.

Sin embargo, lo que pasa en Turquía debe preocuparnos principalmente porque este país es literalmente un puente entre Europa y Asia; también porque es miembro de la OTAN, y durante la Guerra Fría fue aliado incondicional de Estados Unidos para presionar militarmente a la Unión Soviética (de hecho, EUA tiene bombas nucleares en Turquía).

En los últimos años, Turquía fue considerada como el aliado perfecto de Estados Unidos en la guerra contra el terrorismo. No sólo era un país democrático, sino también secular con una población mayoritariamente musulmana (lo que servía como modelo para la región); también le prestaba una base aérea a Estados Unidos para sus ataques.

Pero desde el asenso a la presidencia de Erdogan (2014) las cosas han sido muy distintas. Turquía no ha hecho prácticamente nada para combatir al Estado Islámico y al contrario, se ha concentrado en bombardear a los grupos separatistas Kurdos (¡que son aliados de Estados Unidos!) y ha dado armas y apoyo a los grupos ultra-radicales como Al-Nusra (la sucursal de Al-Qaeda en Siria). 

Porque finalmente, a Erdogan le vale madres el Estado Islámico. Para él, lo único que importa es derrocar a Bashar al-Assad, el presidente de Siria, porque así eliminaría a un contrincante regional y eliminaría la influencia de Irán y de Rusia en su frontera. 

Para acabarla de fregar, Erdogan ha dejado porosa su frontera con Siria, permitiendo el paso de armas y soldados que van a reforzar al Estado Islámico, y permitiendo la entrada de migrantes que van a Europa, con las consecuencias que ya hemos visto.

¿POR QUÉ NOS DEBERÍA DE IMPORTAR LO QUE SUCEDE EN TURQUÍA AQUÍ EN MÉXICO O A LAS PERSONAS DE LATINOAMÉRICA?
Es sumamente importante hablar del autoritarismo de Erdogan porque este señor es sólo uno de los múltiples ejemplos de dictadores que se esconden detrás de una fachada democrática. Este modelo es lo que que Fareed Zakaria considera las “democracias iliberales”.

Las democracias iliberales varían. Este es el tipo de ideologías que muestran países como Hungría bajo el liderazgo del primer ministro Viktor Orban y emulado por el partido Ley y Justicia de Polonia. Es la ideología que sirve de base al discurso de Donald Trump y de muchos de los Brexiters en el Reino Unido. Es el neozarismo de Vladimir Putin. Es el autoritarismo democrático de la Venezuela de Nicolás Maduro.

En términos generales, todos estos líderes han llegado al poder por medio de elecciones democrática. Pero al llegar al poder estos tiranillos se concentran en dividir a la sociedad entre buenos y malos; entre los miembros de un clan ideológico y los instigadores de la oposición. En todo este proceso, van minando y erosionando las mismas libertades emanadas del liberalismo: se cancela el diálogo con ataques, se atropella la libertad de expresión, se coerce el libre mercado, se marginan a los que son o piensan distintos (homosexuales, inmigrantes, minorías raciales, opositores ideológicos...)

En México (y en América Latina) debemos cuidarnos de este tipo de líderes que usan la democracia para después volverse unos dictadorzuelos. Caso de ejemplo: Venezuela y Nicolás Maduro. 

Si no nos ponemos atentos… todo mundo puede terminar con un Erdogan en la presidencia. Un pelado que se presenta como “reformador” pero termina como “tirano”.

No comments:

Post a Comment