La Diplomática - Venezuela en su Laberinto

LA DIPLOMÁTICA - VENEZUELA EN SU LABERINTO

Fecha de transmisión original: 20/05/2016

La Diplomática - Sección del noticiero "Primera Línea" con Vaitiare Mateos. (11:00 Hrs a 13:00 Hrs por AzNoticias; TV Azteca)


Venezuela está al borde del colapso y el viernes pasado el presidente Nicolás Maduro declaró un nuevo estado de excepción y de emergencia económica. ¿Qué diablos está pasando en Venezuela? ¿A dónde va a llegar todo esto?
La situación en Venezuela es terrible, y cada día se percibe más complicado que pueda salir de su laberinto. Y sí, de hecho el viernes pasado (mientras Brasil era el tema del momento) Nicolás Maduro extendió por 60 días el estado de excepción -que se suma a los 120 días de emergencia declarados a inicio del año-.

¿Qué significa esto? Pues básicamente que Maduro puede gobernar por decreto, saltándose al poder Legislativo y Judicial.

¿Sus razones? Pues Maduro dice que su gobierno está siendo atacado por fuerzas oscuras y conspiradores, y culpa a la desastrosa situación económica y a la crisis social –¡no a los errores de su gobiernos, faltaba más- sino a extranjeros que buscan derrocarlo por medio de una invasión militar. ¡Hazme el refregado favor, Vaitiare!

Maduro también dice que sólo con poderes absolutos puede atacar la gravísima situación económica, la escasez de productos básicos y la crisis de seguridad que afectan a Venezuela (en seguridad, Caracas es considerada la ciudad más violenta del MUNDO). Hasta ahora no ha dicho si también se eliminan otras garantías constitucionales, como el libre tránsito, las inspecciones domiciliarias sin orden judicial o la prohibición de reuniones públicas. Pero conociendo a Maduro, seguro que sí sucederán estas cosas.

Porque la realidad es que este nuevo Estado de Emergencia es una respuesta directa a las intenciones de la Asamblea Nacional (controlada por la oposición desde diciembre) de organizar un referéndum que quite del poder a Maduro.

Maduro entonces va a contraatacar con todo el autoritarismo que le otorga este Estado de Excepción, pues esto le daría el poder para arrestar a todos aquellos que él considere "enemigos de la patria". Estos pueden ser cualquier persona, desde políticos opositores, empresarios, o ciudadanos comunes enojados con su gobierno.

Al final, mientras el presidente Maduro ve a su país desmoronarse a su alrededor, las personas están sufriendo enormemente. Pero a Maduro le interesa más la guerra política y aferrarse al poder. ¡Que la sociedad se joda!


Hablando de la calamidad económica, ya hemos platicado aquí sobre algunos detalles de esta realidad- (la inflación más alta del mundo, el desabasto de productos básicos) ¿Pero qué tanto ha empeorado la situación en los últimos meses?
Es una verdadera catástrofe, Vaitiare...

Hasta hace unos meses, uno todavía podía ver er el colapso venezolano desde afuera con cierta fascinación. Digo... era irónico ver al país con mayores reservas de petróleo tener apagones de electricidad, ver los desplantes chabacanos de Maduro en la televisión o saber que las personas no podían encontrar algunas veces papel de baño o condones en las tiendas.

Pero tengo que decirte que esto ya dejó de ser entretenido. Porque la realidad es que ahora estamos frente a una situación verdaderamente horrorosa y atroz. 

Tan sólo en las últimas semanas, lo que comenzó como una escasez de alimentos se está convirtiendo en una hambruna generalizada. Ya las personas no esperan pacientemente en las filas de los supermercados para comprar alimentos que podían enconrar: ahora están recurriendo al saqueo de las tiendas y a la violencia.

Y esto no es lo peor, la falta de electricidad y de medicinas ha convertido la crisis económica en una crisis humanitaria, llevando a esta crisis directamente a los hospitales. Es terrible, pero cada día mueren decenas de bebés recién nacidos por la falta de luz en los hospitales (haciendo que las incubadoras dejen de funcionar); mueren personas que no tienen acceso a los antibióticos más comunes... No hay medicamentos para personas con epilepsia o problemas psicológicos. En algunos hospitales tampoco hay agua para limpiar las mesas de operaciones (colocan a nuevos pacientes sobre la sangre de los pacientes anteriores) y ni siquiera hay agua para que los doctores se puedan lavar las manos.

Es verdaderamente dantesco lo que se vive en Venezuela. ¡Un país que hace un par de años estaba relativamente estable y en crecimiento! 

Y si queremos empeorar las cosas, tenemos la epidemia del virus del Zika que ha cruzado de Brasil hacia Venezuela. Pero el gobierno no tiene el equipo, ni el dinero, ni el personal para combatirlo.

Mientras tanto el gobierno sigue paralizado (pues todas las reformas que la Asamblea propone son bloqueadas por el Tribunal Supremo que controla la gente de Maduro); y como te comentaba anteriormente, pues que la población se friegue y se aguante. 

Tengo que decirte que no hemos visto todavía lo peor de esta crisis humanitaria, probablemente la más grave en toda Latinoamérica.

Considerando la situación en Venezuela, uno no puede evitar preguntarse cómo es que llegaron hasta este punto. ¿Tú crees que pueda pasarle algo similar a México?
Aunque la situación de Venezuela es consecuencia de 16 años de pésimas políticas gubernamentales (despilfarro, corrupción rampante y ahora una catástrofe económica), la realidad es que aquí en México sí podemos ver un proceso similar si no tenemos cuidado.

Porque la realidad es que los mexicanos cada día están más cansados de la corrupción y la impunidad en diversas esferas del gobierno. Están hartos de que los políticos no les den resultados; de la violencia y el lento crecimiento económico.

Todo esto ha hecho que se comience a perder fe y esperanzas en las instituciones democráticas, y por lo tanto, que se prefiere un gobierno con un líder autoritaria o un personaje mesiánico que venga a poner orden en la casa.

En su encuesta del 2014, Latinobarómetro descubrió que los mexicanos son los que menos confianza tienen en la democracia en todo el continente latinoamericano. Ante la pregunta: “si las elecciones son limpias o fraudulentas”, en Uruguay el 82% opina que son limpias, el promedio latinoamericano es de 47%, mientras que México es el más bajo de la región, donde sólo el 26% opinó que las elecciones eran limpias.

Por otra parte, 56% de los latinoamericanos consideran a la democracia “preferible ante cualquier otra forma de gobierno”, pero en México la cifra baja a 48%. Sumado a esto, sólo el 19% de los mexicanos se considera satisfecho con la democracia (el mejor nivel de la región) frente a un 37% de los latinoamericanos.

El presidente de México ya habla de un "mal humor" que permea a la sociedad mexicana. Y tiene toda la razón... una encuesta reciente indica que a la pregunta “la situación del país ¿lo hace sentir bien?” el 77% de la sociedad mexicana respondió de manera negativa.

Hay una terrible desilusión con el sistema... y de esto a buscar a un líder como Hugo Chávez, que prometa un "cambio radical" al sistema, la verdad es que no hay mucha distancia.

¡Así que aguas, compañera Vaitiare!


No comments:

Post a Comment