Ladrón que roba a ladrón

Si queremos un verdadero cambio en México, debemos repensar nuestra ética, y entender que "ladrón que roba a ladrón" no le corresponden cien años de perdón: ¡Le toca ir a la cárcel por ser otro maldito ladrón!



Texto por: Juan Pablo Delgado Cantú

Hace algunos días, un personaje muy reconocido en los círculos del hampa mexicano decidió escapar de prisión a través de un hoyo en la regadera de su celda. Inmediatamente, (y con justa razón) la sociedad mexicana lanzó un grito al cielo pidiendo justicia, y por qué no, las cabezas de los responsables de este acto “imperdonable”.

Más allá de la evidente astucia de este capo sinaloense, me queda claro que el tema central de esta tragicomedia mexicana es la corrupción, esa corrupción omnipresente que parece invadir todos los rincones de nuestro amado México.

Algunos dirán que la corrupción forma parte de nuestra condición humana y que debe ser “domada”; otros culparán su existencia a fuerzas oscuras que operan desde las sombras del poder; otros, a las profundas fallas estructurales de nuestro sistema político, social y económico.

Sin embargo, debemos aprovechar estos momentos de debilidad institucional para realizar una sincera reflexión, y pensar en nuestra propia esencia como sociedad y como nación. Porque, después de un escándalo de estas magnitudes, lo más sencillo es voltear hacia arriba –hacia las cúpulas opacas del poder y maldecir a ciertos individuos por su incompetencia. Pero, ¿qué hay de nosotros? ¿Cuál es la máscara que nos define como sociedad mexicana en este siglo XXI?

Y es que si la corrupción emana solamente de unas cuantas manzanas podridas que pululan en las altas esferas de la burocracia, pues entonces bastaría con cambiar (y quizá encarcelar) a los culpables, ¡y problema resuelto! Pero estoy seguro de que esto no resuelve el problema de fondo. Porque finalmente, la corrupción es parte, si bien no de nuestra condición humana, sí de nuestra idiosincrasia nacional.


Ahora bien, seguramente la gran mayoría de ustedes son personas íntegras y honestas. Pero si comenzamos a reflexionar sobre nuestras acciones diarias, ya sea como trabajadores, empleados, estudiantes, o simplemente ciudadanos: ¿podríamos decir con toda certeza que la culpa de la corrupción no es nuestra, y evadir toda responsabilidad en el asunto? O será acaso que todos alimentamos a este monstruo mexicano de alguna u otra manera, que lo hacemos crecer con nuestras acciones (u omisiones) cotidianas que consideramos “sí… quizá algo malas, pero no tan malas”.

Volviendo al tema, me queda claro que dejar escapar a un capo es algo verdaderamente criminal. Pero creo que este evento ha sido analizado de manera equivocada. Porque jamás es sólo una sola persona la responsable de un crimen de estas proporciones: siempre es una cadena de pequeños y breves actos que pueden considerarse “no tan malos”, pero que en conjunto terminan por generar eventos de tales magnitudes.

Porque si sobornar a alguien llevara a la total decadencia de nuestras instituciones nacionales, todos pensaríamos dos veces antes de cometer una acción con dichas consecuencias. Pero al realizar este pequeño acto, considerado insignificante para muchos, sí nos transformamos en una pieza más de ese engranaje que termina por corroer y oxidar a todo nuestro país.


Si queremos un verdadero cambio, debemos entonces repensar nuestros valores éticos cotidianos, y entender que el ladrón que roba a ladrón no le corresponden cien años de perdón: ¡Le corresponde ir a la cárcel, por ser otro maldito ladrón!

1 comment:

  1. www.partidoautonomisregional.com en efecto un cambio desde la estructura misma

    ReplyDelete