El cromosoma de las tinieblas


“The horror! The horror!”
- Mr. Kurtz

Hace tiempo escribí un texto para El Árbol de Moras en el cual criticaba la inacción de las mujeres en Occidente para dar “el último empuje” y alcanzar la inexorable igualdad económica y política dentro de la sociedad. Entre los argumentos presentados, también mencioné que resulta sorprendente cómo, incluso cuando el sexo femenino constituye actualmente la mayoría de la población mundial, las féminas siguen siendo “objetos” reprimidos y violentados en la mayor parte del planeta.

Retomando aquella línea de argumentación, tengo que reconocer que he cometido una terrible equivocación. Mi desliz fue creer que fuera verídico que el sexo femenino representa en realidad a la mayoría de la población global… ¡esto es un error! Podrá ser verdad en América y Europa, -de esto no hay duda-, pero es completamente equivocado cuando se pretende extender dicha aseveración al resto de los continentes.

Considerando ahora esta certeza, surgen algunas preguntas fundamentales: ¿Cómo es posible que en Occidente el sexo femenino sí constituya a la mayoría de la población, pero que esto no se replique en otras áreas del mundo? ¿Cuáles son las diferencias socio-políticas que han permitido que ésta sea la realidad?

Para responder estas preguntas es necesario retomar la compleja temática de la opresión femenina y profundizar en la verdadera miseria que enfrentan las mujeres en todo el mundo;  una miseria que va mucho más allá de las faltas de oportunidades laborales, la falta de acceso a la educación o la violencia doméstica que todos podríamos imaginar. La situación que enfrentan las mujeres en el mundo requiere mirar al Horror directamente a los ojos.

Una de las bases para comprender la topografía de este infierno dantesco es la extensa investigación realizada por Nicholas Kristof y Sheryl WuDunn para su libro y documental “Half the Sky”. A las preguntas que propuse anteriormente, Kristof y WuDunn responden que las mujeres no representan la mayoría de la población mundial debido al sistemático y rutinario “genocidio de género” del cual son víctimas.

Para entender la magnitud de este feminicidio global, se puede comenzar por citar algunas cifras tan básicas como escalofriantes. 

Según los datos expuestos en “Half the Sky”, en los últimos 50 años han sido asesinadas más mujeres, precisamente por ser mujeres, que el número total de hombres que murieron en todas las guerras del siglo XX.  Kristof y WuDunn también indican que en cualquier década del siglo pasado, más mujeres murieron a causa de este rutinario feminicidio que el número total de personas asesinadas en todos los genocidios del siglo XX. Por su parte, el escritor Salman Rushdie indicó que el problema es incluso más grave, pues al número total de feminicidios habría que agregar los millones de fetos que son abortados simplemente porque nacerían con un cromosoma X y no un cromosoma Y.


Algunas otras cifras relevantes: Más de 630 millones de mujeres viven en un lugar donde la violencia doméstica no es ilegal y más de 2,600 millones de mujeres habitan en países donde la violación sexual dentro del matrimonio no es castigada por la ley. Cada año, más de 300 millones de niñas son víctimas de mutilación genital en el continente africano y en todo el mundo, 3 de cada 5 mujeres sufrirán algún tipo de violencia durante su vida.

Les daré un minuto para que repasen estos datos…

Esta escandalosa realidad, más allá de causarnos una profunda indignación que quizá nos haga perder la fe en nuestra especie, debería obligarnos a replantear radicalmente nuestras prioridades en este mundo. Es necesario reconsiderar cuál es realmente el tema moral que será definitorio en el presente siglo. Nick Kristof ofrece una postura con la cual concuerdo completamente: “(Actualmente) el mayor abuso a los derechos humanos no involucra represión política y no involucra los otros temas en los que siempre nos enfocamos; (el mayor abuso a los derechos humanos) involucra los cromosomas con los que la gente nace”.

Resulta irrelevante la actitud que ustedes, estimados lectores, decidan tomar en respuesta a estas cifras. Lo que debemos de aceptar sin contratiempos es que, a pesar de la enorme complejidad de este problema, es imperativo que cualquier estrategia para comenzar a resolverlo debe de estar basado en el empoderamiento de las mujeres. No existe forma de disipar este infierno si las mujeres no forman la base y la vanguardia en cualquier solución. 

Todos los expertos en temas políticos y sociales que participan en “Half the Sky” concuerdan que la mejor manera de lograr el empoderamiento de la mujer es a través de la educación. Cuando una sociedad decide educar a su población femenina, automáticamente les otorga un poder que previamente no tenían; un poder para reconocer las estructuras sociales de las cuales son prisioneras y un poder que les permitirá emanciparse por medio del acceso a la economía formal. 

Cuando una mujer (como le sucede a millones) se dedica a la prostitución desde los 11 años, su capacidad de reconocer su valor social y personal se ve seriamente coartado. En cambio, sólo por medio de la educación social y cívica, fundamentalmente necesaria en cualquier solución, será posible comenzar a destruir las antiguas estructuras patriarcales y será posible transformar las percepciones que actualmente estigmatizan a las mujeres.

Todo tipo de educación es fundamentalmente importante debido a que las actitudes patriarcales y misóginas son igualmente internalizadas por hombres como por mujeres. Como se indica en “Half the Sky”: El factor principal que determina si estás a favor de la violencia doméstica no es si eres hombre, sino el nivel de educación que has recibido. 

Al escribir sobre este tema pude evitar reflexionar en el grotesco abismo donde han caído todos aquellos que se autoproclaman relativistas culturales. Me refiero a todos aquellos pazguatos que promueven el respeto a las culturas locales y abogan a favor de los usos y costumbres de una región, sin considerar los atropellos a la ética que pudieran cometerse. 

Cabe decir que si todos defendiéramos dicha mentalidad, no habría lugar para la crítica de la violencia doméstica, la esclavitud sexual o la mutilación genital de la que son víctimas millones de mujeres en todo el mundo. Para esos papanatas relativistas, si una sociedad considera que es correcto cortar el clítoris a una infante de 9 años, ¿quiénes somos nosotros para juzgarlo como incorrecto? ¡Nada más cercano a la quintaesencia de la estupidez!

De sobra estar indicar que cualquier cultura que imponga un régimen de terror y violencia sobre las mujeres es una cultura innegablemente fracasada, y por lo tanto, una cultura exenta de todo respeto. Por lo tanto, el primer paso a tomar para remediar los horrores que afligen al sexo femenino es la reprobación total del relativismo cultural.

En paralelo a este primer paso, es necesario continuar con la solución moral y ética que involucra empoderar a las mujeres para seguir marchando en el camino de la dignidad y el progreso humano. No obstante, no debemos descartar otras soluciones, como aquella que recomienda el señor Kurtz en su panfleto mencionado en “El Corazón de las Tinieblas”. La estrategia de Kurtz para terminar con el Horror es la siguiente:

“¡Exterminad a todos los bárbaros!”

Texto por Juan Pablo Delgado

No comments:

Post a Comment